21 de Octubre de 2021
Máx. Min.
Política 26 de Junio de 2020

Los sectores productivos y la clase media argentina reaccionan ante el errático gobierno argentino

El sector “productivo y del interior profundo” como de “la clase media urbana” de Argentina, se pusieron “de pie para recordarle al gobierno y al país que la mayoría de los argentinos no votó por Alberto Fernández para que estatice empresas y persiga la inversión privada”.

Política 26 de Junio de 2020

Los sectores productivos y la clase media argentina reaccionan ante el errático gobierno argentino

El sector “productivo y del interior profundo” como de “la clase media urbana” de Argentina, se pusieron “de pie para recordarle al gobierno y al país que la mayoría de los argentinos no votó por Alberto Fernández para que estatice empresas y persiga la inversión privada”.

Hébert Dell’Onte Larrosa – Montevideo – TodoElCampo – La economía argentina “no tiene chance” de recuperarse, afirmó el economista argentino Willy Kohan, y consideró que el país  “va a seguir en caída libre”. “Todo indica que Argentina podría caer entre 12 % y 14 % este año, el doble de lo que van a caer EE.UU. o Alemania. Probablemente el triple de lo que caigan Chile, Brasil o Paraguay. En todos los barrios de la ciudad y el conurbano la gente observa con perplejidad y tremenda tristeza cómo van cerrando, uno a uno, los negocios de toda la vida”.

En un análisis publicado en el sitio web Somos Nosotros que el economista dirige, escribió que la economía argentina ya estaba “en picada antes de la pesadilla del coronavirus” y que ésta fue la que “dio el golpe de knock-out” al extremo de que “las fábricas esenciales que producen alimentos o productos básicos están en riesgo, las obligan a trabajar a pérdida por los controles de precios”.

“La quiebra del sector privado es generalizada. Por eso alarma tanto la iniciativa del cristinismo para quedarse con Vicentin”, y resaltó la actitud (clara y valiente se podría agregar) del sector “productivo y del interior profundo” como de “la clase media urbana” que “se puso de pie para recordarle al gobierno y al país que la mayoría de los argentinos no votó por Alberto Fernández para que estatice empresas y persiga la inversión privada”.

“Por algún motivo Cristina (Fernandez) decidió que el candidato no fuera ella” y “tampoco Sergio Massa fue convocado para promover el socialismo del siglo XXI” en Argentina, comentó.

El artículo del Ec. Kohan analiza más extensamente la situación del vecino país, pero se debe subrayar como los sectores productivos urbanos y rurales han levantado las banderas que otros han dejado caer, y junto con la clase media urbana pusieron luz para iluminar el camino a seguir, que por cierto no es el elegido por el gobierno del vecino país que cada vez se muestra más kirchnerista.

La maniobra ante Vicentin sirvió para que los sectores más sanos de la población argentina reaccionara ante este nuevo pero no por eso menos dañino kirchnerismo que gobierna bajo un liderazgo compartido por la dupla Fernández-Fernández, en la cual Cristina Fernández parece tener cada vez más peso y determinación frente a un Alberto Fernández que necesita del reconocimiento de aquella para no dar pasos en falso.

Las manifestaciones, las declaraciones y los movimientos que se han sucedido en las últimas semanas en Argentina nos han recordado, y muchos lo expresaron a través de las redes  sociales, los inicios de Un Solo Uruguay cuando éste movimiento no tenía nombre formal y lo conocíamos como autoconvocados.

Si bien los vecinos argentinos han mostrado menor organización y orden que los autoconvocados uruguayos, lo que seguramente se debe a la idiosincrasia de cada nación, en esencia se trata de un movimiento motivado por un proyecto e ideal de país que se asienta en el trabajo, y sus reclamos exigen que se atiendan las necesidades que permitan la construcción de un país sustentado precisamente en su fuerza productiva y laboral, alejada de la lucha de clases y los intereses partidarios que muchas veces hacen perder el norte y causan el naufragio de buenas causas.

Los movimientos que nacen de forma natural, con independencia de factores políticos partidarios y que reúnen al amplio espectro de la sociedad honesta, suelen ser inspiradores de ciudadanos que en caso contrario no se atreverían, por ignorancia, temor o comodidad, a expresarse en el sentido correcto.

El problema es que muchas veces esos movimientos suelen carecer de un liderazgo trascendente, que se mantenga en el tiempo y que posea la visión generosa, amplia y grande, y por eso se desvanecen poco después. Eso no ha ocurrido con Un Solo Uruguay y no hay señales al respecto, pero es muy pronto aventurar un pronóstico de qué sucederá en Argentina, tan cercana y tan parecida a Uruguay en muchos aspectos, pero con tantas diferencias a la vez.

Por lo pronto lo que hemos podido ver son manifestaciones de argentinos indignados pero aunados todos bajo el símbolo de la Bandera Nacional de ese país, lo cual es bueno y merece ser destacado. El desafío ahora es construir a partir de la indignación, el enojo y la desconformidad  una unidad permanente que no se limite a criticar sino que genere ideas y propuestas para cambiar y mejorar.

Argentina se lo merece.

El artículo completo del Ec. Willy Kohan en Somos Nosotros: ver aqui

Compartir en:
-->