26 de Octubre de 2021
Máx. Min.
Apicultura 18 de Noviembre de 2020

La miel en el mundo cuántico

Es tiempo que los productores se informen del día a día del mercado y no queden pendientes de pagos y precios antojadizos e imprecisos.

Apicultura 18 de Noviembre de 2020

La miel en el mundo cuántico

Es tiempo que los productores se informen del día a día del mercado y no queden pendientes de pagos y precios antojadizos e imprecisos.

Christophe Lhéritier – Montevideo – TodoElCampo – Eminentes físicos aseguran que se puede viajar al pasado. Si miramos la dinámica del mercado de la miel, podríamos asegurar que es así. Algunos actores y circunstancias cambian un poco, pero es más de lo mismo.

Argentina no puede cumplir algunos contratos, baja producción en India y Ucrania, se aumenta el control sobre el fraude de la adulteración y volvemos cuánticamente al pasado.

Las grandes empresas exportadoras inventan formulas beneficiosas para el productor, de un día para el otro cambian sus precios: lo esencial es captar volumen aunque se manosee al productor. Nada asegura que todo sea igual que en la película anterior. En aquella oportunidad de suba vertiginosa del precio, no se veía cómo podría bajar. Parecía muy sustentable. Sin embargo la caída fue tan rápida como la subida. Los actores del mercado internacional son muy grandes. Muchos manejan 3 veces lo que Uruguay produce anualmente, o la mitad de lo que exporta Argentina (segundo exportador mundial). Basta con que dos o tres de estas empresas no puedan abastecerse como lo necesitan para crear una tormenta.

En Estados Unidos habitualmente se compra compulsivamente, y luego se digiere y mientras tanto se elabora un plan para remediar el alza. Nunca se sabe cómo es el inventario de la parte compradora. Ese factor es el más incierto, ya que del lado de la producción hay más previsibilidad.

Es tiempo que los productores se informen del día a día del mercado y no queden pendientes de pagos y precios antojadizos e imprecisos.

Lamentablemente, en Uruguay, la sequía será importante. No hay felicidad completa.

Compartir en:
-->