26 de Setiembre de 2021
Máx. Min.
Actualidad 03 de Setiembre de 2021

Casi un millón de personas se beneficiarán de un proyecto de Uruguay y Brasil en la cuenca de la Laguna Merín

Ambos países aprobaron la gestión conjunta de los recursos hídricos en la cuenca y sus lagunas costeras, incluyendo la protección de ecosistemas y apoyo al desarrollo de la zona.

Actualidad 03 de Setiembre de 2021

Casi un millón de personas se beneficiarán de un proyecto de Uruguay y Brasil en la cuenca de la Laguna Merín

Ambos países aprobaron la gestión conjunta de los recursos hídricos en la cuenca y sus lagunas costeras, incluyendo la protección de ecosistemas y apoyo al desarrollo de la zona.

Montevideo – TodoElCampo – El 27 de agosto, con más de un centenar de representantes de los gobiernos, organizaciones de la sociedad civil y de la academia de Uruguay y Brasil, se validó el documento que guía las actividades del proyecto “Gestión binacional e integrada de los recursos hídricos en la Cuenca de la Laguna Merín y Lagunas Costeras”, conocido como Proyecto GEF Laguna Merín, por su nombre corto.

Esta iniciativa, implementada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) con financiamiento del Fondo Global para el Medio Ambiente (GEF), busca impulsar la gestión binacional e integrada de los recursos hídricos en la Cuenca de la Laguna Merín y lagunas costeras en la zona fronteriza. El Ministerio de Desarrollo Regional de Brasil y el Ministerio del Ambiente a través de la Dirección Nacional de Aguas del Ministerio de Ambiente de Uruguay (Dinagua) son las instituciones nacionales líderes para la ejecución.

LA FAO Y PUNTOS FOCALES GEF DE URUGUAY Y BRASIL SALUDAN LA INICIATIVA

En esta instancia de validación, representantes de ambos países se comprometieron a aunar esfuerzos para fortalecer las capacidades del sector público y privado para la gestión integrada de los recursos hídricos de la región.

En dicho marco, el Representante de la FAO Adjunto en Uruguay, Tito Efraín Díaz, señaló que el diseño del proyecto resultó de un trabajo consolidado entre autoridades, técnicos de instituciones públicas, así como de la sociedad civil.

“La gestión conjunta de los recursos hídricos gana relevancia ante los impactos de la pandemia de Covid-19 y los impactos del cambio climático, tanto en el ámbito económico, social como ambiental. La protección y el uso sostenible de los recursos naturales, los enfoques ecosistémicos, son fundamentales para la recuperación económica de los países”, señaló Díaz.

Por su parte, el representante de la FAO en Brasil, Rafael Zavala, afirmó que el carácter binacional del proyecto subraya la necesidad de una gestión integrada de los recursos comunes. “Ante un escenario de grandes crisis hídricas - que Brasil y otros países están atravesando - el impacto que se pretende alcanzar es aún mayor y más importante”.

Según Tanja Lieuw, oficial técnica de la FAO que acompaña el Proyecto “la gobernanza del agua es un desafío compartido por las cuencas a nivel mundial. En la cuenca de la Laguna Merín, la gobernanza es un tema de particular importancia ya que involucra múltiples sectores como el turismo, la pesca, la agricultura y está bajo la gobernanza de dos países. Para conservar esos ecosistemas, para un desarrollo sostenible, es vital que ambos países coordinen sus acciones para garantizar un ambiente sano para las generaciones presentes y futuras”.

Desde Brasil, el punto focal GEF – que trabaja en el Ministerio de Economía - Marcus Barretto, se refirió al desafío de integrar lo económico y lo ambiental: “Sabemos que existe una presión muy grande sobre los ecosistemas de la cuenca debido a las actividades productivas y las dinámicas poblacionales en su territorio. Pero hemos avanzado mucho, y creo que se hizo de forma rápida y eficiente”, valoró.

En esta línea, su par de Uruguay, el director Nacional de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Ambiente, Eduardo Andrés, destacó que “esperamos tener una gestión integrada que nos brinde a los ministerios herramientas para continuar trabajando y que alcance a la sociedad en su conjunto, con el desarrollo tan esperado por todos”.

LAS VOCES DE LAS INSTITUCIONES URUGUAYAS.

El subsecretario de Ambiente, Gerardo Amarilla, al referirse al proyecto GEF Laguna Merín, afirmó: “celebro la voluntad implícita de los países y de tantos organismos, que están encaminados para trabajar en conjunto este proyecto, que seguramente, pueda servir de modelo a otras partes del planeta.  Está toda la voluntad de este ministerio y de nuestro país de ser parte de este proyecto”.

El jerarca uruguayo destacó que “en las zonas fronterizas hay una serie de vínculos muy estrechos entre la sociedad, la economía, la cultura y por supuesto, los recursos naturales”.

En esta línea, el embajador de Asuntos Limítrofes del Ministerio de Relaciones Exteriores, Federico Perazza, opinó que “la cuenca es mucho más que una gestión ambiental. La gestión integrada debe realizarse con un profundo anclaje en la realidad. Lo ambiental es fundamental pero también es fundamental el desarrollo económico y social de la región.

Por su parte, la directora de Dinagua, Viviana Pesce, destacó que desde la dirección que encabeza se ha acompañado e impulsado el proyecto GEF Laguna Merín desde su inicio. Subrayó que detrás de él está la idea de “que el desarrollo no es enemigo del ambiente. Todo lo contrario: el desarrollo sustentable incluye esta dimensión.”

LAS VOCES DE LAS INSTITUCIONES BRASILEÑAS

Desde el lado brasileño, Eduardo Pereira e Ferreira, en representación del Ministerio de Relaciones Exteriores señaló que “la cooperación bilateral está consolidada: con la creación de la CLM [Comisión Mixta Uruguayo-Brasileña para el Desarrollo de la Cuenca de la Laguna Merín] son 60 años de trabajo conjunto. Nosotros daremos continuidad a esta asociación”, destacó.

Para la jefa de la Asesoría Internacional del Ministerio de Desarrollo Regional, la embajadora Carla Barroso, amplió el alcance del proyecto más allá de las fronteras de Uruguay y Brasil. “Creo que los resultados que se generarán aquí deberán convertirse en una referencia internacional”, pronosticó.

Desde el Gobierno de Río Grande del Sur, donde está situada el 47% de la cuenca, el secretario de Medio Ambiente e Infraestructura, Luiz Henrique Viana, consignó que “se requiere de la participación pública de todos los niveles de gobierno para garantizar el buen desarrollo de las actividades, pero principalmente, para garantizar la vida y la dignidad de las personas”.

EL PROYECTO EN CIFRAS.

Durante el taller, por parte de la FAO en Uruguay y Brasil, Marcelo Sadres y Tiago De Carvalho Rocha, presentaron junto al consultor internacional de la misma organización, Adrián Barrance, los objetivos del proyecto, el proceso participativo llevado adelante para su elaboración, las actividades previstas, el escenario presupuestal preliminar sobre una asignación de 4.850.000 dólares, así como los avances en materia de implementación y gobernanza del proyecto.

“Todo este proceso de definiciones – que ha involucrado a los dos países - se dio en un marco de pandemia, lo que sumó complejidad”, analizó Marcelo Sadres en clave de desafíos enfrentados. Luego, Sadres hizo una breve exposición para poner en común los avances técnicos de las distintas consultorías realizadas.

Durante la primera fase del proyecto se realizó un mapeo inicial de actores involucrados, que en ambos países se han creado grupos de seguimiento técnico y que se han realizado cuatro consultorías, lo que permitió avanzar hacia la comprensión inicial del contexto en que se desempeñara el proyecto incluyendo aspectos legales y de gobernanza.

Estos trabajos arrojaron que 850.000 personas tienen como fuente de abastecimiento de agua recursos de la cuenca, que unas 83.000 personas (38% de mujeres) viven de los recursos naturales y que, en toda la cuenca, un 55% de la población tiene conexión de saneamiento. Además, en ambos países las mujeres participan menos a los ámbitos de gobernanza del agua, dedican más tiempo a las actividades no remuneradas; tienen mayor nivel educativo, pero su tasa de actividad es muy inferior en el mercado laboral, al igual que sus ingresos.

Por otro lado, el consultor Barrance informó que se trata de un proyecto de cinco años, que actualmente se encuentra al fin de la fase preparatoria, durante la cual se recabó una gran cantidad de información: una parte se generó y la mayoría, ya existente, se sistematizó, consolidó y analizó.

EL PROYECTO A FUTURO.

Barrance exhortó a mirar más allá de esta iniciativa. “Estamos ante un proyecto fundacional, ante el inicio de un proceso, no se espera que al final de este proyecto se hayan resuelto todos los problemas de la cuenca, sino que el proyecto pone en marcha los procesos para la resolución de los problemas. Por tanto, el objetivo general del proyecto trasciende la vida y los plazos del proyecto y apunta al uso sostenible y eficiente de los recursos hídricos, la preservación de los recursos naturales en sinergia con la producción, en la cuenca binacional a largo plazo. Ese es el gran sueño que se va a realizar.”

Luego de la validación del documento del proyecto, se debe avanzar en todos los requerimientos del GEF, terminar de definir la forma de gobernanza y culminar los procesos de presentación de cartas de compromiso, para poder comenzar la ejecución con el año 2022.

Por Uruguay, también participaron del taller, el director Nacional de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, Gerardo Evia, el director Nacional de Ordenamiento Territorial del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Norbertino Suárez, el director General de Recursos Naturales del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Martín Mattos Carrera.

Por el Centro Universitario Regional Este, estuvo la profesora Carla Kruk, por la Universidad Federal de Pelotas, la Isabela Fernandes Andrade y, por el Programa interinstitucional referente en temas relacionados a la conservación y uso racional de humedales del Este de Uruguay, Diana Musitelli. También es socia del proyecto la Agencia de Desarrollo de la Cuenca de la Laguna Merín y participó su director, Gilberto Collares.

FAO / Foto Victoria R Porras.

Compartir en:
-->