07 de Diciembre de 2019
Máx. Min.
Actualidad 14 de Enero de 2018

Y un día el campo se cansó…

El último tarifazo decretado por el gobierno fue la gota que desbordó el vaso.

Actualidad 14 de Enero de 2018

Y un día el campo se cansó…

El último tarifazo decretado por el gobierno fue la gota que desbordó el vaso.

Minas/Carlos Sabatini/TodoElCampo-Bastaba una llamita para que las praderas se incendiaran, en Salto apareció esa chispa y ese fuego arrasador de reclamos e ideas se desparramó con inusitada velocidad por todo el país..

Era de esperarse, estaba latente el descontento, tras años de desprecios, malos tratos e indiferencia por el gobierno de turno, la gente de a pie del interior del país empezó a hacer oír su voz, a mostrar su malestar y a exigir no solo ser escuchados sino atendidos en sus justos reclamos.

Como puede ser que un país que todos sabemos vive del sector agropecuario pueda ser tan ignorado por los políticos de turno, tildándolos de llorones, de terratenientes, de ventajeros y de cuantos adjetivos se les ocurrían.

Irrespetuosos conceptos  han vertido distintas figuras del gobierno como la ministra de turismo Liliam Kechichián que tildó de reaccionarias a las Sociedades Agropecuarias de San José y Cerro Largo, porque nunca se dejaron avasallar ni prepotear por los ministros de turno que quisieron imponer condiciones en casas ajenas, no escuchando las propuestas presentadas y no aceptando las críticas a sus gestiones, eso sí es ser reaccionarios.

El campo no da más, el productor pequeño debe hacer maravillas para poder mantenerse en su predio, empujado cada vez más por costos altísimos tanto productivos como impositivos que los tienen de rodillas ante un Estado omnipotente que exige mucho y otorga poco.

Las asambleas de los autoconvocados si bien tuvieron sus inicios con productores agropecuarios, rápidamente se le sumaron otras ramas afines y no tanto con el mismo y hoy podemos decir que prácticamente en las movilizaciones hay gente de los más diversos rubros del país desde mecánicos hasta panaderos, pasando por agricultores, choferes y la profesión y oficio que se puedan imaginar.

 

Todos unidos bajo un mismo lema no damos más.

 

El último tarifazo decretado por el gobierno fue la gota que desbordó el vaso, recordemos no hace tantos meses el soberbio presidente de la república Dr. Tabaré Vázquez señalaba que no se subirían los combustibles y que había un margen para bajar algo la tarifa de la energía eléctrica, todos esos anuncios quedaron en la nada.

Es el mismo Dr. Tabaré Vázquez que hace un par de años anunció que se había encontrado petróleo y gas natural en la plataforma continental uruguaya, de anuncios y contramarchas, la gestión del Dr. Vázquez está repleta.

Lo más triste de toda esta historia que ha hecho enardecer a gente que sabemos estaría más cómoda trabajando en sus campos, o atendiendo sus negocios, es que todo este tarifazo no tiene otro fin que el de recaudar porque en las arcas del estado no queda ni una moneda, dilapidaron todo lo que ingresó al país cuando los mercados y el clima nos sonreían.

Este tarifazo no es para mejorar servicios, ni tampoco para hacer inversiones, lisa y llanamente es para hacer algo de caja y como siempre a costillas del trabajador al que ellos dicen cobijar y defender.

Donde están los Abdala, los Puig, los Pereira, donde está la cúpula del PIT CNT que era tan afín a organizar marchas y paros contra otros tarifazos de menor envergadura que estos, claro que con otros partidos no tan afines a sus intereses, ¿qué cambió para que mantengan un silencio cómplice?, ¿qué tiene este tarifazo distinto con los anteriores?.

Quienes dicen defender a los trabajadores son cómplices de que se les esté metiendo la mano en el bolsillo a todos los uruguayos, son afines al gobierno y poco les importa quienes ellos dicen representar.

El campo se cansó de la indiferencia con que lo ven, de la soberbia con que ha sido tratado y empezó un movimiento arrollador que seguramente cubrirá todo el país productivo, fuera por supuesto de las murallas de un  Montevideo, al que la clase política gobernante se ha encargado de hacer ver como los malos de la película.

El campo está en pie de lucha, por reclamos justos, por ser escuchados, por verse representados y este movimiento tan genuino merece que lo acompañemos todos, más allá de banderías políticas, más allá de que tengamos afinidad o no con ellos.

Es de buenos orientales acompañarlos, porque este tema nos compete a todos.

Manejar inteligentemente a quienes asistan a la asamblea para que no haya desmanes y exaltados es tarea de los organizadores, apoyarlos para que nada ocurra es tarea de todos, es momento de hacernos sentir, como dijo don José Artigas" Nada podemos esperar sino es de nosotros mismos".

Esta es nuestra opinión.

Por Carlos Sabatini

Foto:El Espectador

 

 

Compartir en: