05 de Diciembre de 2020
Máx. Min.
Economía 01 de Octubre de 2020

Un Solo Uruguay elevó a la ministra Arbeleche un resumen de propuestas económicas

Los temas abordados por Un Solo Uruguay  tratan sobre asuntos como comercio, turismo, comercialización de productos agropecuarios, refinanciación, captación de inversión extranjera y repatriación de capitales.

Economía 01 de Octubre de 2020

Un Solo Uruguay elevó a la ministra Arbeleche un resumen de propuestas económicas

Los temas abordados por Un Solo Uruguay  tratan sobre asuntos como comercio, turismo, comercialización de productos agropecuarios, refinanciación, captación de inversión extranjera y repatriación de capitales.

Montevideo – TodoElCampo – Un Solo Uruguay (USU) elevó a la ministra de Economía y Finanzas, Ec. Azucena Arbeleche, un documento en el que presenta “un resumen de las propuestas planteadas en la reunión” que el movimiento mantuvo con la jerarca el 10 de setiembre en el ministerio.

El texto de USU refiere a seis temáticas que son: comercio, turismo, comercialización de productos agropecuarios, refinanciación, captación de inversión extranjera y repatriación de capitales.

COMERCIO: “ES FUNDAMENTAL BAJAR LOS COSTOS FIJOS”.

Desde hace tiempo el sector comercial está sufriendo “dificultades económicas y financieras importantes”, pero con “la pandemia esta situación se agudizo”, por lo que USU entiende “pertinente y necesario implementar medidas que ayuden a paliar la situación de muchos emprendimientos que ven comprometido su futuro y su presente”.

En ese panorama “es fundamental bajar los costos fijos de aquellos que siguen con las puertas abiertas.”

LAS MEDIDAS PLANTEADAS PARA ESTE SECTOR SON LAS SIGUIENTES – Para eso, USU propone la “eliminación de la tarifa comercial para los servicios públicos” y “de la obligatoriedad de la facturación electrónica”; y “flexibilizar los plazos para el cambio de categoría de DGI ante la expectativa de menor facturación de miles de empresas”.

TURISMO: CAMBIAR LA RECAUDACIÓN DE IMPUESTOS PREVIA A LA ACTIVIDAD.

Sobre el turismo, USU sostiene que la incertidumbre de la próxima temporada “hace suponer que muchos comercios y servicios focalizados en esta actividad no abrirán si no tienen certeza de que el riesgo a asumir será contemplado por el Estado”.

Tanto la DGI como “algunas” intendencias “han mantenido en los últimos años una política de recaudación pre-actividad económica”, por lo que USU entiende que “en estas circunstancias es necesario cambiar de estrategia para que se mantengan las fuentes laborales del sector, y alentar a que se abran la mayor cantidad de comercios posibles”.

LAS MEDIDAS SOLICITADAS – Al igual que el comercio, se solicita la eliminación de la tarifa diferencial que existen para esta actividad en tarifas.

También que los impuestos nacionales se cobren cuando termine la temporada y “de acuerdo a la facturación real de las empresas, cambiando la estrategia utilizada hasta el momento de estimación de ingreso de acuerdo a 1 o 2 días de enero”.

Y que se elimine “el cobro de tasas y permisos municipales durante un año” ya que, en caso contrario “se trasladan a los precios y ante una expectativa de turismo interno importante en relación al total, inviabiliza mucho de los negocios”.

COMERCIALIZACIÓN DE PRODUCTOS AGROPECUARIOS: “QUE EL PRODUCTOR NO SEA QUIEN FINANCIE LA OPERATIVA INDUSTRIAL”.

El tercer punto de las propuestas de USU apunta a la comercialización agropecuaria. “En general la comercialización de cualquier producto agropecuario vinculado a la exportación tiene un tiempo de pago de la mercadería al productor que en muchos casos excede el tiempo entre que el producto se vende y el consumidor final lo tiene servido en su mesa”. La carne es un ejemplo de ese fenómeno ya que “el productor cobra el ganado vendido a frigorífico más de 45 días después del embarque” y los cereales y oleaginosos “tienen una variación  importante  dependiendo  de  la  empresa,  generando  que  el  mercado se esté concentrando basicamente en pocas empresas multinacionales”.

“Es necesario buscar los mecanismos para que el productor no sea quien financie la operativa industrial y además no tenga que asumir el costo financiero de la misma. Ya es suficiente la financiación de la operativa productiva y de mantenimiento de las empresas en rubros donde los reintegros son a mediano y largo plazo”, afirma USU.

Con la nueva normalidad, este es un tema que se debe discutir, dice el documento, “y virar la lógica aceptada, y que sean las grandes empresas exportadoras que busquen sus medios de financiamiento para la  adquisición de materia prima y deben ser las propias industrias las que incentiven y financien la producción de las mismas para que lleguen en tiempo y forma”.

El movimiento cree “necesario generar canales de prefinanciacion de exportaciones que permita que los plazos de pago al productor se puedan hacer al contado o por lo menos que sea lo normal y luego de esto cada empresa evalúe tomar el riesgo de financiar o no a las grandes empresas cualquiera sea su rubro. En esto deberá jugar un rol fundamental el BROU” que debe “marcar el camino al resto de la banca privada. 0 que las AFAP entren en este mercado en vez de especular en sistemas productivos”.

REFINANCIACIÓN: ES “IMPRESCINDIBLE” QUE URUGUAY DESARROLLE “ALGUNAS  HERRAMIENTAS  DE REFINANCIACIÓN EN LOS DISTINTOS SECTORES ECONÓMICOS”.

En Uruguay el endeudamiento “en general es alto”, pero “es importante el endeudamiento vencido y lo acotado de los vencimientos de créditos que empiezan a pesar en la actividad cotidiana del país”.

Es “imprescindible” que Uruguay desarrolle “algunas  herramientas  de refinanciación en los distintos sectores económicos con tres objetivos: i) mantener las fuentes laborales, ii) mantener las empresas activas y iii) que aumenta el circulante en el mercado”.

PROPUESTAS – Un Solo Uruguay propone: a), la “realización de un sistema igual o parecido al implementado durante la crisis de 2002 para aquellas empresas con alguna capacidad de pago al contado, pero que necesitan más plazo para pagar las inversiones que hicieron y que se han desvalorizado mucho en estos últimos años”.

Y b) que se “refinancien las deudas a largo plazo (varios ciclos productivos según el rubro) con un ciclo de gracia para permitir que empresas ahogadas financieramente pueda volver a poner a funcionar sus motores, volcando los dineros que tenían destinados para el pago de deuda al mercado de consumo”.

En los puntos a) y b) “se debe apuntar a que las empresas que se acojan a cualquiera de estas dos líneas no pierdan la calificación actual de los bancos” y que ésta “no sea un lastre para acogerse a sistemas de reperfilamiento”.

LA CAPTACIÓN DE INVERSIÓN EXTRANJERA DEBE ESTAR “ATADA A LA VISIÓN DE DESARROLLO DEL GOBIERNO”.

USU entiende “necesario” que se capte inversión extranjera “atada a una visión de desarrollo del gobierno” con definiciones sobre las áreas de actividad que se priorizan con “los beneficios fiscales necesarios” para que se concreten. “A modo de ejemplo se puede hablar de inversiones en la industria textil, en el desarrollo de cuencas lecheras, en la instalación de parques temáticos pensando en el turismo, etc”.

REPATRIACIÓN DE CAPITALES.

Se propone “desarrollar herramientas” para que “vuelvan al mercado” los capitales que se fueron empujados por “los cambios de regla que existieron en el pasado o por descreimiento en el sistema bancario producto de la crisis financiera del 2002”.

El regreso de dichos capitales serían “fuente de inversión, a través del pago de un impuesto y por un plazo acotado, en planes del estilo de los desarrollados oportunamente por Argentina y Brasil”, dice USU sin detallar cuáles son esos plantes de los países vecinos.

“Al mismo tiempo se puede pensar en que esto sirva como herramienta para impulsar algunos planes nacionales que aún no cuentan con financiación pero que son fundamentales para la atención de sectores relegados” y atender temas como “vivienda o de infraestructura básica para el desarrollo económico, como son la realización de rutas”.

“La propuesta concreta es la habilitación de esos fondos con un impuesto del 12 %” de cuyo total “dos tercios vayan a rentas generales y el otro tercio a formar parte del fondo para el desarrollo el cual podría ser gestionado por una comisión integrada por el gobierno y sectores de la sociedad civil”, finaliza.

Compartir en: