25 de Junio de 2018
Máx. Min.
Lechería 28 de Diciembre de 2017

Trabajadores lácteos anunciaron que 2018 será de “movilización” y “complejo”

La Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados recibió ayer a una delegación de trabajadores lácteos para analizar la situación del sector.

Lechería 28 de Diciembre de 2017

Trabajadores lácteos anunciaron que 2018 será de “movilización” y “complejo”

La Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados recibió ayer a una delegación de trabajadores lácteos para analizar la situación del sector.

Hébert Dell’Onte Larrosa – Montevideo – TodoElCampo –. Carlos Cachón de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea dijo que 2018 será un año de “mucha movilización”. “Quiero alertar sobre algo”, el próximo “va a ser un año de mucha movilización” y “complejo”, expresó ante una comisión parlamentaria.

La Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados recibió ayer a una delegación de trabajadores lácteos para analizar la situación del sector. Por la Comisión participaron el diputado Daniel Placeres (MPP, Frente Amplio) que la preside, y los diputados miembros Fernando Amado (Partido Colorado), Gerardo Amarilla (Todos, Partido Nacional), Gerardo Núñez Fallabrino (PCU, FA) y Luis Puig (PVP, FA); también como asistente el diputado Edmundo Roselli (Alianza Nacional, Partido Nacional).

En representación de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) estuvieron en la reunión Carlos Cachón, Heber Figuerola, Jorge Beschizza, Marcel Petrib, Eladio Aguilera, Hildo Rodríguez y Eduardo Poluboiarinov.

Cachón explicó el interés de la FTIL por aquel encuentro “en virtud de la situación que está viviendo la industria láctea, que es bastante compleja”.

Dijo que “la industria láctea como tal es cíclica y tomadora de precios” y que si bien hubo mejoras “en lo que respecta a la leche en polvo y demás, la variable de ajuste no ha sido igual desde el punto de vista de los trabajadores”.

Tenemos seguro de paro en Coleme (industria de Cerro Largo) y posiblemente lo tendremos en Pili (Paysandú)” anunció, y añadió que a eso se suma que “hay una situación bastante compleja en Calcar” que tiene un endeudamiento de más de U$S 18.000.000. “Ahora se agrega la situación de Claldy”, dijo.

Toda esa situación nos tiene “preocupados, en primer lugar, porque se trata de una industria sostenible y sustentable. En segundo término, entre la industria y las colaterales debemos andar en unos diez mil trabajadores”, expresó Cachón.

Venimos de una experiencia compleja, porque con todas las ventajas fiscales que se han otorgado, las trasnacionales aprovecharon en su momento. En el caso de Ecolat y de Schreiber, montaron industrias muy prósperas, pero eran tomadoras de precio y la leche en polvo bajó. Entre 2012 y 2015 tuvo precios importantes, hasta de U$S 5.000; hoy el precio está entre U$S 2.500, U$S 2.700 y U$S 3.000”, mencionó el trabajador.

Cachón advirtió que 2018 será un año de “mucha movilización. “Quiero alertar sobre algo. Vamos a entrar a un Consejo de Salarios y este va a ser un año de mucha movilización, complejo. Esto se está preparando en función del crecimiento que va a tener la economía que no se va a ver reflejado en el bolsillo de los trabajadores”, señaló.

DIPUTADO PLACERES: FALTA LECHE EN LAS PLANTAS INDUSTRIALES.

El presidente de la Comisión, diputado Placeres, mencionó que en una recorrida por Pili en Paysandú “observé que no hay un problema de mercado, sino de materia prima. Nos quedamos con una planta de muy buena calidad tecnológica, pero para darle de comer se necesita leche”. El problema de Pili es que “no hay leche”, insistió.

A ver si me entienden: se metieron en un negocio de cierta tecnología que determina que lo que producían antes en dos o tres turnos ahora lo obtengan en uno solo. ¿Por qué? Porque no tienen los volúmenes de leche necesarios. Hay un excedente para trabajar”, explicó.

Placeres consideró que el problema no está en la pérdida del mercado venezolano. “Yo fui a comprobar si lo que decían sobre la situación era por la pérdida del mercado venezolano, pero no es así, me llevé una sorpresa. Si bien el mercado venezolano era el que mejor pagaba, pagaba sobreprecios”, pero “actualmente los productos lácteos se colocan en el mercado brasilero a menor precio, y también en los mercados mexicano debido a que el Poder Ejecutivo abrió una llave”, y el mercado “chileno”.

El “problema” de Uruguay es “de mercado interno”. Somos un país de 3.480.000 personas que “no crecemos”, pero “se venden 60.000 autos cero kilómetro por año, 125 por día, 4.000 por mes. Esto quiere decir que hay tres o cuatro autos por familia”, razonó el legislador del MPP.

En cuanto al tema lechero, hay que buscar el acercamiento entre estas tres partes hacer de puente pues de acuerdo con lo que tengo entendido, si a fines de enero no se llega a una solución, se cae Pili. No digo que no se hayan buscado soluciones, pero si el $ 1,30 mencionado por el señor Cachón lo aplico por año obtengo U$S 8.068.000, y solo afectó a la leche común. Lo que no entiendo es por qué no se volcó a la leche larga vida. Es decir que ese U$S 1,30 lo está financiando el pueblerío, cuando en realidad han aumentado las ventas de la leche larga vida. Tal vez alguien esté pensando en suprimir la leche común para que todos compren leche larga vida o alguien se olvidó que esta también se consume”, señaló Placeres.

EL “JUEGO PERVERSO DE LOS EMPRESARIOS”.

Jorge Beschizza de la FTIL planteó que en Uruguay “tenemos empresas pobres, pero empresarios ricos” y las situaciones de crisis que se presentan en las industrias” son “un juego perverso de los empresarios”.

No puedo creer que todos tengan problemas económicos, que todos estén en crisis, cuando en el primer trimestre de 2017 se exportó el 41 % del total de la producción industrial. Todos exportaron. Y no me vengan con el cuento de Venezuela, porque juegan con ese cuento los empresarios, utilizan esa pauta para echarle culpas a quien de repente no la tiene”. Venezuela “fue un problema” pero “se solucionó”, consideró.

Acá hay un juego de todos los empresarios, que van a llorar a la mesa sectorial (…) ¿Y los trabajadores, qué? ¿Y las familias? El trabajador tiene una familia, todo un entorno social. Cuando se fue Parmalat no se preocuparon de ese entorno social. Nadie se preocupó”, lamentó Beschizza.

Algunos empresarios “son garrapatas, porque están para chupar la sangre de los demás”, y “no puedo creer que todos los empresarios estén fundidos, habría que abrir el secreto bancario”, propuso.

EL PROBLEMA ES LA COMPETITIVIDAD”.

El diputado Roselli contestó que en el rubro lácteo se está viviendo una “situación grave y urgente”. Valoró la importancia de tener “una industria fuerte” para también tener “un productor fuerte y a un trabajador fuerte”. Pero “el problema que tenemos es la competitividad” porque en Uruguay “no somos competitivos”.

En Colonia “lo único que queda es Calcar, donde hay una cooperativa. Ahí no hay empresario rico; no conozco a ninguno”, aseguró.

Recordó que en Calcar pasó algo “interesante” y fue que patronal y trabajadores acordaron la forma de pago y cobro del sueldo. “La patronal le propuso a los trabajadores diferir el 70 % del pago de sueldo a los cinco días del mes y el 30 % restante, a los diez o quince días del mes”. Esa situación generó que los trabajadores “se tuvieron que adecuar con las carnicerías, la UTE, etcétera. ¡Imaginen lo que es trasladar el sueldo! Ellos lo hicieron por la empresa y porque Colonia tiene problemas muy serios de falta de trabajo”.

Roselli subrayó la importancia de que todos los eslabones estén fortalecidos: “Con una industria fuerte tenemos a un productor fuerte y a un trabajador fuerte. Por tanto, la industria tiene que estar fuerte”, definió. Pero “el problema que tenemos es la competitividad: no somos competitivos”.

Cuando se menciona que falta leche, ese sucede “porque cierran tambos. Cerraron más de doscientos tambos, es decir, uno cada dos días” y “tambo que cierra, tambo que no abre”, señaló el legislador.

El problema de Pili es que estaba abocada a la producción de queso y a la exportación”, en contraste con eso, “la suerte de Calcar y Conaprole es que tienen leche fluida y la vuelcan al mercado; con eso hacen la diferencia en estos momentos difíciles de crisis”, remarcó.

También indicó que “todas las vacas lecheras del país están prendadas; se deben todas. La deuda del sector agropecuario es de más de U$S 4.000.000.000 (cuatro mil millones); ahí está metido el sector lechero. Entonces, no caben dudas de que la situación es grave y urgente”.

El productor, la industria y los trabajadores necesitan tiempo, porque esto es momentáneo. Estoy seguro de que esta situación va a pegar la vuelta. Lo importante es que no queden industrias ni productores por el camino”, expresó.

AUSTRALIA Y NUEVA ZELANDA EN POSICIÓN VENTAJOSA.

El diputado Amarilla dijo que en Nueva Zelanda “el sector lechero está en franco crecimiento, con un aspecto adicional relativo a las exportaciones” que es que “este año, la leche que va de Australia y Nueva Zelanda a China va a ser un 10 % o un 15 % más barata que la nuestra” por un tratado de libre comercio que comienza a regir, “o sea que además de lo barato del flete porque es más cerca, van a tener una ventaja sustancial que casi nos va a dejar al margen del mercado chino, a no ser que China necesite mucho más leche y requiera de nuestro stock”.

Compartir en: