24 de Junio de 2018
Máx. Min.
Economía 14 de Junio de 2018

Talvi: el agro recibió “un triple golpe” que generó una caída brutal de la actividad

La situación, añadió Talvi, se reflejó en una caída brutal de la recaudación del impuesto a las ganancias (IRAE) en el agro: de U$S 49 millones en 2013 a U$S 12 millones en el último año, una reducción de más de 75 %.

Economía 14 de Junio de 2018

Talvi: el agro recibió “un triple golpe” que generó una caída brutal de la actividad

La situación, añadió Talvi, se reflejó en una caída brutal de la recaudación del impuesto a las ganancias (IRAE) en el agro: de U$S 49 millones en 2013 a U$S 12 millones en el último año, una reducción de más de 75 %.

Montevideo – TodoElCampo –  El director académico del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) Dr. Ernesto Talvi brindó una conferencia en la que expresó que el agro recibió un triple golpe: menores precios, atraso cambiario, e impuestos y tarifas más altas. Todo eso causó una fuerte caída de la rentabilidad en soja, leche, arroz e incluso el sector ganadero, y se preguntó qué hubiera pasado en Uruguay si hubiéramos actuado de la forma que lo hizo Australia, un país muy similar al nuestro en cuanto agroexportador.

La conferencia El Uruguay y la Región ante un Mundo Cambiante y Complejo: Debilidades, Fortalezas y Perspectivas se llevó a cabo el martes y abarcó varios temas que incluyó el de la productividad.

En el agro se observó una caída dramática de los precios internacionales de los productos primarios producidos y exportados. De setiembre de 2012 hasta hoy el Índice de Precios de Productos Primarios de Ceres cayó 36 %, dijo Talvi.

Agregó que en Uruguay está carísimo en dólares. Su tipo de cambio real está un 26 % por debajo de su promedio histórico -aún más bajo que en los años previos a las crisis de 1982 y 2002-, lo que encarece los costos de producción domésticos medidos en dólares.

A eso hay que añadir que el ajuste fiscal implicó aumentos de los impuestos (IRPF, IRAE e IASS), y de las tarifas públicas por encima de lo que habría sido necesario para mantener los resultados históricos de las empresas del Estado, lo que encarece los costos de producción como ocurre con el gasoil -muy importante en la agricultura- y la energía eléctrica -muy importante para el arroz y la lechería-, comentó el académico.

TRIPLE GOLPE AL AGRO.

Explicó que el agro recibió un triple golpe: menores precios, atraso cambiario, impuestos y tarifas más altas lo cual derivó en una muy fuerte caída de los márgenes de rentabilidad en sectores como el sojero, lechero y arrocero.

Incluso el sector ganadero que es el que mejor ha resistido el triple golpe, el margen por hectárea también se redujo de manera significativa.

La situación, añadió Talvi, se reflejó en una caída brutal de la recaudación del impuesto a las ganancias (IRAE) en el agro: de U$S 49 millones en 2013 a U$S 12 millones en el último año, una reducción de más de 75 %.

UN SOLO URUGUAY.

Talvi expresó que el panorama del agro permite entender el movimiento de los autoconvocados: los problemas del sector y la tecnología de las redes sociales que permite reunir un número de personas muy importante en poco tiempo e hicieron posible que se generara dicho movimiento.

De otra manera y en otro tiempo no hubiera sido posible, dijo.

SECTOR INDUSTRIAL.

Al mirar al sector industrial el expositor observó la misma caída de los márgenes, como ocurrió en la agroindustria citrícola y la industria del aluminio. Agregó que la caída generalizada de los márgenes de rentabilidad de la cadena agropecuaria, agroindustrial y agroexportadora se vio reflejada en una desaceleración muy fuerte, y en algunos casos en una contracción de sectores fundamentales de la economía.

LIMITANTES POLÍTICAS PARA PROMOVER CAMBIOS PROFUNDOS.

Ante esa realidad el gobierno reaccionó. El Dr. Ernesto Talvi recordó que debido a las demandas de los autoconvocados se tomaron medidas específicas para algunos sectores del agro que son solo paliativos, alcanzan a muy pocos sectores y revelan las limitantes políticas que existen para promover cambios profundos para readecuar el Estado y su funcionamiento, y de esa forma devolverle rentabilidad y competitividad a la producción nacional.

¿Y SI HUBIÉRAMOS HECHO COMO AUSTRALIA?

Ante la situación descripta el director de Ceres dio una mirada a Australia. Deberíamos fijarnos en Australia que como Uruguay es un país agroexportador, e igual que nosotros pasa por el desplome de los precios de los productos primarios. Ante esa situación aquel país dejó que su moneda se depreciara y alcanzó así una reducción de precios en dólares de un 17 %, lo que le permitió ganar competitividad frente a sus socios comerciales.

Por el contrario en Uruguay estamos un 2,5 % más caro en dólares de lo que estábamos antes de que cayeran los precios de los commodities, comentó Talvi.

Si Uruguay hubiese seguido la misma trayectoria de precios en dólares que se dio en Australia, el peso se habría depreciado en términos reales a casi el promedio histórico, y dada la inflación de Uruguay hubiera implicado hoy un tipo de cambio nominal de 34 pesos por dólar.

Con ese tipo de cambio la reducción de los márgenes de rentabilidad hubiese sido menor, en la medida de que los costos de insumos y servicios locales medidos en dólares se habrían abaratado.

Si bien en la soja, la leche y el arroz no se habrían alcanzado los márgenes de rentabilidad máximos, se habría neutralizado en parte el triple golpe, y los niveles de actividad habrían sido mucho más elevados, aseguró.

Se puede acceder al documento de la conferencia del Dr. Talvi: Documento

Compartir en: