12 de Diciembre de 2019
Máx. Min.
Vacunos 27 de Noviembre de 2018

Sin los productores El Altillo “no tendría sentido”

El Altillo funciona principalmente como campo de recría, de manera de poder brindar un servicio que les permita a los pequeños y medianos productores aumentar su escala, competitividad y mejorar su producción.

Vacunos 27 de Noviembre de 2018

Sin los productores El Altillo “no tendría sentido”

El Altillo funciona principalmente como campo de recría, de manera de poder brindar un servicio que les permita a los pequeños y medianos productores aumentar su escala, competitividad y mejorar su producción.

Durazno – TodoElCampo – El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca Ing. Agr. Enzo Benech visitó el campo de recría El Altillo, una iniciativa que funciona desde 2011. El presidente de la Cooperativa El Fogón Alberto Folle definió la actividad como una “buena jornada” que “se la debíamos a todos los productores” porque estos “son la base y sin ellos esto no tendría sentido”.

El Altillo funciona desde febrero de 2011 cuando la Cooperativa El Fogón junto a la Liga de Trabajo del Carmen y el grupo Colonia Dr. Alejandro Gallinal, mediante un acuerdo con el Instituto Nacional de Colonización, lograron acceder al arrendamiento de un campo de 936 hectáreas. En el predio se desarrolla un proyecto conjunto con el MGAP para producir de manera sostenible y amigable con el ambiente.

Dicho campo es gestionado por El Fogón y tiene como principal objetivo poder apoyar a los productores socios de las cooperativas e instituciones involucradas en dicho emprendimiento.

El Altillo funciona principalmente como campo de recría, de manera de poder brindar un servicio que les permita a los pequeños y medianos productores aumentar su escala, competitividad y mejorar su producción. Participaron de la jornada unas 60 personas entre productores familiares, además de técnicos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y el director departamental de Durazno José Queirolo.

Desde 2011 hasta la fecha, se ha crecido en muchos aspectos. En el uso del suelo, el campo natural es de 620 hectáreas (66 %), sin cultivos y con mejoramientos en 71 hectáreas (8 %). Los verdeos se mantienen en estos años en un 5 %, mientras que las praderas llegan al 18 % (166 has actualmente). El rastrojo ocupa una superficie de 28 has (3 %), bastante menos que las 58 has del año 2011.

El funcionamiento del campo radica en que los interesados inscriben sus terneras en la cooperativa hasta el 31 de enero de cada año, presentando los formularios de trazabilidad.

Posteriormente, la comisión que gestiona dicho emprendimiento habilita a los productores que pueden ingresar al campo de recría. Los animales ingresan en el mes de abril, previa certificación veterinaria en el establecimiento de cada productor.

Los animales permanecen en el campo de recría por un período de 24 meses. Durante dicho período, los animales están bajo la supervisión del equipo técnico de la Cooperativa El Fogón y de los productores participantes, para los cuales se prevén dos visitas anuales.

A los 18 meses de ingresado el animal, se realiza inseminación artificial mediante genética de punta. Luego de la inseminación, se realiza un repaso con toros (monta natural), buscando el mayor porcentaje de preñez posible. Al finalizar dicho período, el productor recibe sus animales preñados, con diagnóstico de ecografía.

Algunos resultados positivos indican que un total de 41 productores ingresaron animales en el 2013-2014, con 1.068 vacunos, 389 animales de recría y 552 terneras en el ingreso.

ALBERTO FOLLE: LOS PRODUCTORES SON LA BASE.

El presidente de la Cooperativa El Fogón Alberto Folle definió la actividad como una “buena jornada” que “se la debíamos a todos los productores” porque estos “son la base y sin ellos esto no tendría sentido”.

Los resultados que presentamos acá son el fiel reflejo de la realidad”, subrayó.

Está “el resultado económico”: se “puede tener más vacas paridas con más terneros para vender y eso hace que entre más plata, pero también está lo intangible que es la mejora genética, poder dedicarte a un manejo específico sin tener que pensar en otra cosa, poder desarrollarse en otras áreas, realizar tareas extraprediales. Todo eso va conformando un ingreso que permite que el productor se mantenga en el campo”, destacó Folle.

Se dice que los productores chicos “no mueven la balanza productiva del país, pero en este emprendimiento se manejan entre 500 y 600 terneras. Eso es un rodeo de dos mil y pico de vacas, no es poco y mueve la balanza para cualquier lado”.

COMPARTAMIENTO OVINO.

Por otra parte el presidente de El Fogón señaló que la cooperativa “está trabajando en el compartimento ovino que es uno de los caminos a seguir, y estamos evaluando el tema de cómo lograr ser más eficientes y que el proceso sea más simple”.

Si uno analiza la cantidad de campo que se precisa para hacer todo el proceso, que el cordero venga destetado y engorde, precisamos muchísimo campo. La idea nuestra es tener quien inverne el cordero y tener una instancia que entre a un compartimento tipo cuarentenario. Pero para eso hay que esperar que el proceso internacional de aceptación lo libere, no lo podemos determinar nosotros, pensamos que cuando se agarre más confianza en el país y se flexibilicen algunas cosas y ahí sí podremos sacar el máximo provecho”, dijo.

YA DIMOS VUELTA LA PÁGINA”.

Respecto a que la Intendencia de Durazno no apoyó la última edición de la Fiesta del Cordero Pesado, Folle explicó que el problema estuvo en la fecha de realización, la cual coincidió con el Raid Hípico. “La fecha del Cordero Pesado se fija cuando termina una Fiesta, pero el raid se fijó por sorteo” después, argumentó.

Además “para nosotros no es que un evento interfiera con el otro porque cada uno tiene su gente, apostamos a otro público y además daba para que la gente estuviera un rato en un lugar y el otro”.

Tengo el más alto concepto de Carmelo Vidalin con quien lo voy a hablar de este tema porque para mí no es más que un mal entendido, y damos vuelta la página”, concluyó.

(Con datos aportados por el MGAP y entrevista de Álvaro Aguiar a Alberto Folle).

Compartir en: