07 de Marzo de 2021
Máx. Min.
Actualidad 04 de Enero de 2021

Recaudación fiscal del sector agropecuario, así como la presión fiscal, verificarán caída en 2020

De igual forma la presión fiscal sobre el sector agropecuario caerá del 7,8% al 7,4% del PBI agropecuario, porcentaje que también se posiciona por debajo del promedio de los últimos cinco años.

Actualidad 04 de Enero de 2021

Recaudación fiscal del sector agropecuario, así como la presión fiscal, verificarán caída en 2020

De igual forma la presión fiscal sobre el sector agropecuario caerá del 7,8% al 7,4% del PBI agropecuario, porcentaje que también se posiciona por debajo del promedio de los últimos cinco años.

Melo-TodoElCampo-La recaudación fiscal vinculada a la actividad agropecuaria caerá en 2020 un 9.7% en relación a 2019, llegando a los 231 millones de dólares, según las estimaciones realizadas por la Oficina de Programación y Políticas Agropecuarias (Opypa) en su anuario, publicado la semana pasada.

De igual forma la presión fiscal sobre el sector agropecuario caerá del 7,8% al 7,4% del PBI agropecuario, porcentaje que también se posiciona por debajo del promedio de los últimos cinco años.

Las cifras surgen del informe titulado “Recaudación y presión fiscal en el agro”, que lleva  la firma del propio Director de Opypa, Adrián Tambler, y la de Economista de la misma repartición gubernamental, Natalia Barboza.

Según el estudio, la recaudación estimada de impuestos al sector agropecuario, descontadas las devoluciones de impuestos indirectos a las exportaciones, mostraría en 2020 una reducción de unos 24 millones de dólares, representando ello una caída de un 9,4% con respecto al año anterior. Al respecto el trabajo destaca que se estimó que la recaudación para 2020 se ubicaría muy cercana a los 231 millones de dólares (ver gráfico).

 

“Esta menor recaudación se verificaría en todos los impuestos, aunque la reducción es de diferente magnitud, dependiendo ello de la materia gravada”, subraya al respecto.

En cuanto a la presión fiscal, el informe estimó que en 2020 ésta también caería para ubicase en torno a 7,4% del PIB agropecuario, “levemente por debajo de la cifra del año anterior (7,8%), y también más baja que la del promedio de los últimos 5 años. Cabe destacar que la menor recaudación de impuestos, fue en parte “compensada” por una reducción en el PIB  agropecuario, de lo contrario la presión fiscal hubiere bajado más aún”, agrega en ese sentido.

El documento también resalta que los impuestos sobre la tierra muestran una caída importante, que en su conjunto es del 6,3%. “Esta caída se explica, en gran medida, por la reducción en dólares del valor real de la tierra y de la BPC durante el año, ya que el mismo se ajustó en enero de 2020 y luego el dólar tuvo un salto significativo en el mes de marzo. De esta manera el monto de esos impuestos en dólares se redujo”, consideraron los investigadores.

Asimismo, el documento expone que los impuestos a la renta también caerán en 2020, en este caso casi un 13%, “producto de un menor nivel de actividad y menores precios en algunos de los rubros relevantes (en especial leche y carne)”.

Por su lado, los impuestos indirectos, de menor significación en el total, mostrarían también una reducción significativa, de casi un 12%. “En el caso del IVA, principal impuesto indirecto, se considera solamente aquella porción del impuesto que no se puede descontar, o sea, el IVA de los productores que hacen la opción de IMEBA. Una parte importante del IVA refiere a costos en moneda nacional (insumos y servicios), por eso motivo se estimó una caída en dólares”, explica el trabajo.

Señala, igualmente, que la recaudación de los otros impuestos indirectos (Mevir y Cajas Negras) está muy relacionada con la ganadería de carne y en ese caso la reducción se explica por la menor faena y menores precios.

Las detracciones a las exportaciones, que alcanzan solamente a los cueros sin procesar, mostrarían una reducción de recaudación muy significativa, consecuencia de las dificultades de mercado que enfrentan las exportaciones de cueros.

Las devoluciones de impuestos indirectos a las exportaciones serían menores (-9%), lo que responde a menores ingresos por las exportaciones de los productos que reciben este beneficio.

El documento aclara que la estimación de impuestos a la actividad agropecuaria no considera el IRPF que tributa el propietario que arrienda su tierra, norma que está vigente desde la Reforma Tributaria, y recuerda –por otra parte- que este año las gremiales de productores decidieron donar los créditos fiscales que reciben por la devolución del impuesto municipal al fondo coronavirus. Asimismo recuerda que desde el año 2012 no se considera como impuesto el 1% municipal, ya que si bien los productores lo pagan, se les devuelve en créditos fiscales para el pago del BPS.

 

Fuente :La Hora del Campo/Melo

Foto: ABC.es

Compartir en: