31 de Marzo de 2020
Máx. Min.
Actualidad 18 de Marzo de 2020

Que todo sea para bien

¿Cuáles son las cosas que conforman esta situación? China con el coronavirus, el mercado que cierra, los barcos en viaje, y los exportadores que reciben la propuesta que deben bajar el 30 %

Actualidad 18 de Marzo de 2020

Que todo sea para bien

¿Cuáles son las cosas que conforman esta situación? China con el coronavirus, el mercado que cierra, los barcos en viaje, y los exportadores que reciben la propuesta que deben bajar el 30 %

Horacio  Jaume – Montevideo – TodoElCampo – “Uno no gana ni para susto”. Es una expresión muy añeja que nuestra abuela usaba cuando algún hecho rompía el normal desarrollo de las cosas y se salía de lo esperado.

También se podría usar aquel  otro dicho “desconcertado como sordo en tiroteo” que no entiende nada pero la puede quedar.

¿Cuáles son las cosas que conforman esta situación? primero fue China con el coronavirus, el mercado que cierra, los barcos en viaje, y los exportadores que reciben la propuesta que deben bajar el 30 % del valor de la carne que trasladan o en caso contrario que cambien de destino.

Además China habilita los llamados canales grises que no es otra cosa que la carne que entra de contrabando. Mientras esto sucede, Argentina trata de cerrar la mayor cantidad de negocios ya que  esto sucedía antes de las elecciones y en caso que perdiese Mauricio Macri, las reglas de juego se sabía que iban a ser otras, además el antecedente es que la carne argentina había desaparecido de los mercados.

La situación actual es que Macri perdió y que el coronavirus tiene acorralado a Europa donde se suspenden los colegios, los espectáculos tanto deportivos como culturales.

Mientras todo esto sucede, en la interna se perfila una seca y el gobierno recién constituido declara en emergencia a cinco departamentos. Esta el cultivo de soja amenazado en la última etapa de su ciclo.  El barrio no está tranquilo,  Argentina y Brasil desconfían uno del otro, tienen políticas distintas pero se necesitan.

Como si faltara algo, los árabes y los rusos se enojan entre ellos y el precio del petróleo se derrumba a 30 dólares el barril.

Los dueños del capital buscan de dónde agarrarse y compran dólares provocando la suba, en la plaza local ya supera los 45 pesos. Hay una nueva realidad y el novel gobierno se apresta a tomar las primeras medidas económicas.

Debemos ser lo más prolijos posibles y comenzar a transitar un camino en cual dejemos de ser un país caro y podamos lograr  ser competitivos.

Sería un buen arranque para una nueva época. Que todo sea para bien.

Compartir en: