19 de Julio de 2018
Máx. Min.
Lechería 22 de Enero de 2018

Ocho indicadores de exportación de lácteos para 2018

Ocho señales para medir la fortaleza y dirección del mercado y ayudar a monitorear el progreso del crecimiento de las exportaciones de productos lácteos en los Estados Unidos en el próximo año

Lechería 22 de Enero de 2018

Ocho indicadores de exportación de lácteos para 2018

Ocho señales para medir la fortaleza y dirección del mercado y ayudar a monitorear el progreso del crecimiento de las exportaciones de productos lácteos en los Estados Unidos en el próximo año

Matt McKnight – Estados Unidos – USDEC* – TodoElCampo – Intentar predecir el futuro es un juego complejo. El ritmo del cambio en el mundo de hoy es tan rápido que los resultados esperados pueden cambiar de un día para otro. Al mismo tiempo, saber hacia dónde nos dirigimos como industria es esencial para garantizar que tengamos un lugar en ese futuro.

Lo que sigue no son predicciones de lo que se espera lograr en 2018, sino más bien ocho señales para medir la fortaleza y dirección del mercado y ayudar a monitorear el progreso del crecimiento de las exportaciones de productos lácteos en los Estados Unidos en el próximo año.

1. ACTIVIDAD DE POLÍTICA COMERCIAL DE LOS ESTADOS UNIDOS.

El TLCAN continúa, un mercado en el que se espera que la demanda global de importación de lácteos crezca un 20 por ciento durante los próximos cinco años, así como la resolución del esquema injusto de precios de leche Class 7 de Canadá y su impacto destructivo en USA.

En una escala más amplia, mientras los Estados Unidos continúan enfocándose en revisar los acuerdos existentes como NAFTA y Corea del Sur-EE. UU. Tratado de Libre Comercio, los competidores de exportación de productos lácteos de EE. UU. Avanzaron en nuevos pactos de apertura de mercado en 2017.

2. EL APETITO POR LOS LÁCTEOS DE CHINA Y LA CAPACIDAD DE LOS ESTADOS UNIDOS DE CAPITALIZARLO.

Este año ofrecerá algunas ideas sobre cómo dos logros de 2017 -el Memorándum de Entendimiento de registro de plantas de EE. UU.-China y la medida de China para reducir las tarifas de queso- podrían beneficiar a la competitividad de los EE. UU. En 2017 el volumen de exportación de lácteos de EE. UU. a China creció más del 25% en los primeros 10 meses respecto a 2016).

Además, la burbuja china de importación de 2013-2014 fue, en retrospectiva, una aberración. Las existencias chinas de leche en polvo han bajado hasta los niveles previos a la burbuja (estimados en solo 50,000 toneladas), y el crecimiento de las importaciones de productos lácteos ha regresado a alrededor del 14%, la tasa de crecimiento anual compuesto que registró en la década previa al pico de compras.

Sin embargo, las compras chinas de importaciones en 2016 y 2017 se beneficiaron de dos años de disminución de la producción de leche. La población y el crecimiento de los ingresos, la urbanización y otros factores seguirán impulsando la demanda china, pero un repunte en la producción nacional de leche estimada en 3% para 2018, pondrá a prueba si el 14% sigue siendo la norma en la era posterior a la burbuja.

EE. UU. en los últimos 3 años disminuyó la participación general en el mercado chino de importación de productos lácteos , producto de una desventaja competitiva con Nueva Zelanda y Australia debido a sus acuerdos comerciales con China y con la UE y Australia debido a la relación del cambio yuan-dólar.

3. PROVEEDORES EMERGENTES.

Un puñado de exportadores de productos lácteos más pequeños pero en rápido crecimiento busca colocar sus banderas en mercados globales clave. Hace cinco años, Bielorrusia, Canadá, Irán y Turquía exportaban menos lácteos que Australia (el proveedor número 4 del mundo). Hoy, exportan el doble.

Canadá es más preocupante. La producción canadiense de leche aumentó alrededor del 5 por ciento en 2017. Las exportaciones canadienses de LPD se triplicaron a más de 61.000 toneladas durante los primeros 10 meses de 2017, en gran parte debido a cambios en el sistema nacional de precios de leche que esencialmente lo permiten subcotizar los precios mundiales

4. EXISTENCIAS DE LECHE DESCREMADA EN POLVO DE LA UE

La Unión Europea no solo no redujo la montaña de LPD (355.000 toneladas en almacenamiento público a finales de 2016), sino que aumentó esa montaña a aproximadamente 380.000 toneladas para fines de 2017. Los líderes agrícolas aprobaron una medida que altera drásticamente el sistema de compra de intervención para 2018.

A partir del 1° de marzo de 2018, la Comisión de la UE decidirá qué producto entra en la intervención y a qué precio. Ninguna compra automática implica la acumulación de existencias (sin el consentimiento de la Comisión).

Las ofertas recientes para liberar el producto de la intervención (US$ 950/ton) han sido muy inferiores a los precios actuales de la UE y del mundo. Incluso la UE admite que podría terminar manteniendo LPD vieja (la mayoría tiene entre 18 y 24 meses) por otros 12 meses.

Cuando se combinan con los inventarios de leche descremada en los Estados Unidos, las existencias mundiales de polvo arrojan una sombra considerable en el mercado.

5. OFERTA Y DEMANDA DE MANTECA.

Una de las mayores sorpresas de 2017 fue el ascenso de los precios de la manteca. Este año, la misma confluencia de factores que llevaron los precios de la manteca de la UE y Oceanía a US$ 8.000/ton y US$ 6.000/ton, respectivamente, siguen en juego:

Fuerte demanda global (en gran medida basada en percepciones más favorables de los consumidores sobre el impacto nutricional de la manteca), existencias agotadas y pocas expectativas para reconstruirlas, dada la economía actual y más favorable de la producción de queso.

No es probable que los precios sobrepasen, o incluso se acerquen, a los máximos históricos del año pasado, dado el retroceso del comprador a esos precios. La pregunta es cuánto producirán los fabricantes de manteca de la UE y Nueva Zelanda para capitalizar en la demanda a pesar de los bajos precios de la LPD.

6. UN REBOTE ECONÓMICO POTENCIAL EN MEDIO ORIENTE / ÁFRICA DEL NORTE.

Hacia el 2018, hemos visto algunas señales alentadoras de una recuperación gradual en la demanda láctea en esa región. A fines de noviembre, la OPEP (el cartel petrolero) acordó extender los recortes de producción hasta finales de 2018, enviando los precios del crudo por encima de la marca de los 60 dólares por barril por primera vez en más de dos años y medio. El petróleo representa entre el 30 y el 80% del PBI de los exportadores de petróleo de la región. Entonces, cuando los precios comenzaron a descender en el verano de 2014, erosionando el crecimiento económico y el poder adquisitivo de los consumidores, la demanda de importación de productos lácteos siguió la espiral descendente, disminuyendo durante tres años consecutivos desde 2015-2017.

Ahora, el FMI pronostica que el crecimiento del PBI en los exportadores de petróleo casi se duplicará de 1,5 a 3% en 2018, y que el crecimiento del PBI en los importadores de petróleo en la región aumentará a 4.3%.

Al mismo tiempo, los exportadores de petróleo están buscando activamente diversificar sus economías nacionales. Que las tendencias del petróleo y los pronósticos económicos se mantengan determinará en gran medida si vemos un rebote muy necesario en las compras de lácteos de esta región.

7. COMPETENCIA DE QUESOS INTENSIFICADA.

Los números finales todavía no están disponibles, pero los proveedores estadounidenses estaban en camino de exportar más de 330.000 toneladas de queso en 2017, una ganancia de dos dígitos en 2016 y un volumen anual en segundo lugar, solo superado por el récord de 368.200 toneladas enviadas en 2014.

El queso presenta algunas de las mayores oportunidades de crecimiento potencial para los proveedores de productos lácteos del mundo, y todos lo saben. Los proveedores de queso de Australia, la UE y Nueva Zelanda se están enfocando agresivamente en los mercados globales. Nueva Zelanda, que ya agregó una importante capacidad de mozzarella en 2017, actualmente está invirtiendo en más producción de queso mozzarella y crema para apuntar a las oportunidades de queso para consumidores y servicios de alimentos en China, el sudeste de Asia, Corea del Sur y Japón.

Una de las mayores historias mundiales de productos lácteos de los últimos tres años ha sido la capacidad de la UE para reemplazar 250.000 toneladas de negocio de queso ruso que perdió prácticamente de la noche a la mañana por el bloqueo y encontrar ese volumen y más en mercados alternativos en China, Japón, Corea del Sur, Sudeste Asiático, Medio Oriente y México.

El esfuerzo inflexible de la UE para restringir el uso de nombres de quesos comunes y limitar la competencia a través de su sistema de indicaciones geográficas también continúa a toda velocidad.

Con el queso que ofrece rendimientos más atractivos que la combinación manteca/leche en polvo descremada, no habrá escasez de productos en 2018. La pregunta es quién hará un mejor trabajo para establecer relaciones y satisfacer las demandas del mercado: la UE, Oceanía o los Estados Unidos.

8. PRODUCCIÓN DE LECHE EUROPEA Y NEOZELANDESA.

El sector lácteo de EE. UU. ha disminuido la producción y está respondiendo a las condiciones generales del mercado mundial. Otras regiones han sido menos receptivas.

La producción de la UE aumentó más del 3% en el tercer trimestre de 2017, y probablemente subirá más del 4% en el cuarto. El bloque espera un "crecimiento significativo" en la producción de leche en 2018, respaldado por la recuperación de la producción de Alemania y Francia y nuevas ganancias de Irlanda y Polonia.

Estimamos que la producción de Nueva Zelanda aumentará un 1-2% en la temporada 2017/18, suponiendo un impacto adicional limitado por el clima extremo. La nación pasó de estar empapada en septiembre a secarse en diciembre, y ahora enfrenta preocupaciones sobre una prolongada sequía relacionada con La Niña.

Los precios al productor se suavizaron en ambas regiones en las últimas semanas de 2017, pero los agricultores todavía están en números azules en los niveles actuales. Es muy posible que presten atención a la luz verde de producción hasta que las señales de precios se vuelvan más agudas.

La producción de leche de los cinco principales exportadores (Argentina, Australia, la UE, Nueva Zelanda y los Estados Unidos) aumentó más del 2,5% en la segunda mitad de 2017.

El USDEC calcula que la demanda mundial solo puede respaldar el crecimiento de la producción de leche de los principales exportadores de alrededor del 1,5%, año tras año. Cuando el crecimiento de la producción es superior al 1,5%, tenemos demasiada leche. Por debajo del 1,5% el mercado está en mejor equilibrio. Es posible que ese equilibrio no regrese hasta la segunda mitad de 2018, aunque el exceso de superávits anteriores seguirá presionando a los mercados.

(*) Fuente Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA). Artículo traducido y extractado por el OCLA de U.S. Dairy Export Concil (USDEC).

El autor: Matt McKnight es director de operaciones del Consejo de Exportación de Productos Lácteos de los Estados Unidos.

Artículo original de Matt McKnight publicado en USDEC: http://blog.usdec.org/usdairyexporter/eight-dairy-export-signposts-for-2018-1

 

Compartir en: