15 de Setiembre de 2019
Máx. Min.
Economía 08 de Setiembre de 2018

Munyo: “Uruguay está en una situación extremadamente compleja por la devaluación de Argentina”

A partir de 2014 “Uruguay empieza a encarecerse más allá de lo que debería”, dijo Munyo, y precisó que “el país no debe compararse con 2004 a la salida de la crisis, tiene que compararse con lo que debería estar hoy de acuerdo a los fundamentos de la economía” y con ese criterio, “hoy está 20 % más caro”, subrayó.

Economía 08 de Setiembre de 2018

Munyo: “Uruguay está en una situación extremadamente compleja por la devaluación de Argentina”

A partir de 2014 “Uruguay empieza a encarecerse más allá de lo que debería”, dijo Munyo, y precisó que “el país no debe compararse con 2004 a la salida de la crisis, tiene que compararse con lo que debería estar hoy de acuerdo a los fundamentos de la economía” y con ese criterio, “hoy está 20 % más caro”, subrayó.

Hébert Dell’Onte Larrosa – Montevideo – TodoElCampo – Ayer se llevó a cabo en la Expo Prado la conferencia organizada por la Confederación de Cámaras Empresariales denominada Uruguay y su competitividad: responsabilidad de todos, cuyas exposiciones correspondieron al Ec. Ignacio Munyo y el  Cr. Sebastián Pérez. Munyo dijo que Uruguay está en un estancamiento productivo, que el dólar puede cerrar el año a $ 34 y que hoy nuestro país está 33 % más caro que Argentina y 30 % más caro que Brasil. “Uruguay está en una situación compleja que se puso extremadamente compleja ante la devaluación de Argentina”, comentó. Por su parte el Cr. Pérez afirmó que varias de las situaciones adversas que atraviesa el país fueron advertidas en 2013.

El Ec. Ignacio Munyo centró parte de su exposición en el atraso cambiario y la pérdida de competitividad en la región. También destacó que el trabajador rural puede complementar la tecnología y no perder la fuente de trabajo.

El economista dijo que “Uruguay está en un estancamiento productivo” con un sector agropecuario que “no tiene crecimiento y el resto de los sectores lo tienen muy magro”.

“Hay que tener claro que la suba que ha tenido el dólar durante este año es por un proceso natural de encarecimiento” de la moneda estadounidense “a nivel mundial” y en un contexto regional que tiene dificultades. Hay que ver Brasil que tendrá elecciones y con un candidato apuñalado “no sabemos qué es lo que puede pasar”, dijo en referencia al caos y la tensión regional.

“Nosotros estamos proyectando para fin de año un dólar a $ 34 dependiendo de lo que haga el presidente Donald Trump que está presionando a la Reserva Federal como no se había visto” antes, afirmó el economista.

“Mientras tanto el dólar en Uruguay sube y es acompañado por la inflación, eso no quiere decir que Uruguay esté cerrando el atraso cambiario que sufre”, aclaró.

“Si miramos la paridad cambiaria histórica con Argentina, hoy Uruguay está 33 % más caro que lo que dice la historia; Argentina era uno de los pocos países del mundo y en la región que tenía el nivel de precios tan caros como tenemos en Uruguay; mientras que Brasil hace años, por lo menos desde el 2014, que está 30 % más barato que nosotros. Esta situación es extremadamente compleja y delicada”, advirtió.

Comparado con Nueva Zelanda, “Uruguay está cerca del 20 % más caro de lo que deberíamos estar” en base al “promedio histórico” con ese país.

Es a partir de 2014 que “Uruguay empieza a encarecerse más allá de lo que debería”, dijo y precisó que “el país no debe compararse con el 2004 a la salida de la crisis, tiene que compararse con lo que debería estar hoy de acuerdo a los fundamentos de la economía” y con ese criterio, “hoy está 20 % más caro”, subrayó.

“Uruguay está en una situación compleja que se puso extremadamente compleja ante la devaluación de Argentina”. “Lo que pasó en Argentina fue que cerró su atraso cambiario. No está por encima ni debajo, sino en donde tiene que estar, y comparado con Nueva Zelanda, Argentina tiene el atraso cambiario en el promedio histórico, comentó Munyo.

Añadió que “el atraso cambiario genera desinsentivos al crecimiento y hace que las economías crezcan menos de lo que deberían crecer. La razón es que en economías en desarrollo como la nuestra, que tienen enormes barreras a la productividad, los sectores transables son los que más se ven afectados”.

“Las barreras que impone un país a la productividad en materia laboral, en inserción al comercio internacional, en tecnología, todas las sofisticaciones que implican ser más productivo, le pegan más al sector transable. El sector exportable es el que más se perjudica por tener mala infraestructura, mal acceso al crédito, mala calidad en asuntos humanos y malas relaciones laborales. Por lo tanto Uruguay es un país que tiene condiciones estructurales que le pegan más al sector transable que al no transable”, afirmó.

“AGRO +”.

El economista explicó que denomina como agro + todo aquello que se suma a la producción primaria. Es un sector que ocupa el 15 % de la población con lo que se parece al comercio con el 18 % de la población. O sea tiene un peso relevante en la generación de empleo en el país.

El agro + es el sector que más impacta en la economía del Uruguay; y si le sumamos el impacto indirecto que es el que multiplica y arrastra del resto de los sectores, vemos que el efecto multiplicador del agro + es el mayor de toda la economía.

Sin embargo, a pesar de su importancia es un sector que está “deprimido” y “en una situación delicada y compleja”, aclaró.

EL TRABAJADOR PUEDE COMPLEMENTAR LA TECNOLOGÍA Y NO PERDER LA FUENTE DE LABORAL.

Munyo expresó que también analizó a los trabajadores del sector. Las personas que están ocupadas en el agro tienen un promedio de educación dos años menor que el resto, pero esa brecha no se ha traducido en menor producción sino que ha logrado un enorme avance en materia de productividad, subrayó.

Otro dato es que en todo el sector agropecuario, no solo el primario, no ha perdido puestos de trabajo en comparación a diez años atrás. Estamos hablando de un sector que en su interior logró un cambio relevante de tareas para reacomodar en función de la tecnología. Puestos de trabajo elementales, muy sencillos de automatizar se han incorporado a otras taras del sector, y eso es que el trabajador puede complementar la tecnología y no perder la fuente de trabajo. Eso es realmente muy importante, es un activo pensando en el futuro, indicó.

CR. SEBASTIÁN PÉREZ: “YA SON MUCHOS AÑOS DE ESTANCAMIENTO”.

Por otra parte Cr. Sebastián Pérez explicó que el objetivo de su charla es tratar de forma retrospectiva los temas de competitividad sobe los que ya se realizaron diagnósticos en 2013. La falta de competitividad “no es un problema de hoy, tiene algunos años”, subrayó.

“Cuando uno analiza la producción de bienes y servicios del Uruguay” ve que esa producción “y la economía no ha dejado de crecer, eso es lo que dicen los números y es verdad”, pero cuando se profundiza en el núcleo de la actividad empresarial privada se nota que desde 2014 hay un “marcado estancamiento” del PIB empresarial, esto es el agro, la industria sin contar la refinería de Ancap, el turismo, la construcción, el transporte, todas las actividades privadas.

“El diagnostico de 2013 se confirmó” y ya “son muchos años de estancamiento productivo”, agregó.

“Otro elemento que caracteriza los últimos años es el desalineamiento del tipo de cambio real” que también se visualizaba en 2013 cuando advertíamos que si no se corregía sería necesario hacer un ajuste abrupto. Es verdad que eso no ha ocurrido sin embargo lo que sí ha sucedido son ajustes pequeños, persistentes y todos enfocados en la presión fiscal para solventar el gasto público”, dijo.

En ese marco algunas de las medidas fueron “el aumento de tasas que inciden en el pago del impuesto a la renta de la actividad económica (Imeba); también en el impuesto al patrimonio hubo incrementos, por ejemplo ese impuesto no estaba vigente en el agro. También le tocó a los consumidores con el aumento de la tasa consular; tampoco se salvaron los trabajadores porque hubo aumento de la tasa del IRPF; también los que tienen renta en capital sufrieron medidas de aumento de la carga tributaria; y tampoco los jubilados se salvaron porque tuvieron el IASS”, recordó.

“Es verdad que no hubo un ajuste fiscal, pero hubo varios ajustes fiscales pequeños que configuran bastante más que un ajuste fiscal”, subrayó.

AUMENTO DE FUNCIONARIOS PÚBLICOS.

Otro aspecto analizado por el Cr. Pérez es el aumento del gasto público y de los funcionarios públicos, “un factor que ya nos preocupaba en 2013 y si tuvo un impacto en la competitividad de entonces ese impacto se recrudeció. Hoy estamos en un record histórico de funcionarios públicos”, apuntó.

“Todo el esfuerzo de la presión tributaria unido al aumento del gasto público que no se pudo o no se quiso mantener, hizo que hoy estemos en un record del déficit fiscal de 4 puntos y en el entorno de los U$S 2.200 o U$S 2.300 millones por año”.

“Los problemas de competitividad se recrudecen con este tipo de políticas”, lamentó el expositor.

Aseguró que Uruguay tendría que bajar impuestos, aumentar el gasto de infraestructura, aumentar la obra pública para apuntalar la demanda, y no estamos en condiciones de hacerlo por el comportamiento fiscal de los últimos años”.

“También decíamos que iba a aumentar la deuda, y eso fue lo que ocurrió: la deuda neta del sector público está en aumento y probablemente siga aumentando de persistir estas políticas”. Pérez consideró que “vamos quedando cada vez más vulnerables”.

Por otra parte el mercado laboral tiene un sistema de fijación de salarios que no es el adecuado, dijo, y mencionó que el mercado laboral ha caído en los últimos años: “Tuvimos un pico alto en 2014 y luego comenzó a caer con una pérdida de unos 50.000 empleos. Frente a esa realidad los salarios evolucionaron subiendo. Mientras el empleo cae el salario sube y cuando hay salarios que no se pueden pagar el empleo sigue cayendo”.

Compartir en: