29 de Noviembre de 2020
Máx. Min.
Actualidad 17 de Enero de 2020

Llueve agua, no pasto: se esperan lluvias para los próximos días en el este de Australia

La zona más afectada por los incendios, recibiría precipitaciones la semana próxima a través de un frente frío de lento desplazamiento

Actualidad 17 de Enero de 2020

Llueve agua, no pasto: se esperan lluvias para los próximos días en el este de Australia

La zona más afectada por los incendios, recibiría precipitaciones la semana próxima a través de un frente frío de lento desplazamiento

Australia/The Land. Rafael Chans-Todo el Campo. Tras un período tan extenso de seca severa, los meteorólogos tienden a tirar la toalla buscando señales – independientemente de cuán significativas sean – de la ocurrencia de posibles lluvias próximamente.

Un sistema semi estacionario, sin embargo, alimentado por humedad de los trópicos, estaría trayendo lluvias por primera vez durante la temporada sobre el este de Australia. Al estar moviéndose lentamente, se irá internando en el territorio y descargando agua por algunos días, durante la semana próxima.

Gran parte de la lluvia estará caracterizada por ser escasas y aisladas, como toda lluvia de verano. Por lo tanto, pueden considerarse afortunados aquellos que se vean beneficiados con una o dos tormentas.

Estos eventos climáticos, sin embargo, no pueden considerarse en absoluto como el final de la seca, pero al menos es un principio.

Los niveles de humedad continuarán afirmándose sobre las zonas más tropicales de Australia, continuando un patrón de mayor humedad durante febrero.

Parte de esa humedad se direccionará hacia los estados del sureste, al tiempo que la mayor actividad sobre la región del Pacífico sur y del Mar de Coral seguirá alimentando el aire húmedo en el este de Queensland, lo que a cambio, puede encontrar su camino hacia el sur.

Por lo tanto, el panorama para los próximos dos meses muestra señales optimistas pero se precisa la llegada en conjunto de algunos sistemas, que se distribuyan ampliamente en el territorio, como única forma de empezar a ponerle un fin a la seca.

Hasta el momento, no hay señales de que esto ocurra pero, en caso de hacerlo, es más probable que sea hacia el final del verano, principios del otoño.

Como indicador de mediano plazo, el Dipolo del Oceáno Índico está en un punto neutro.

Sin embargo, el IOD generalmente tiene algo de influencia sobre el clima australiano entre enero y abril, meintras que el monzón se redirige hacia la región australiana.

Hacia el sur, el Modo Anual del Sur es poco probable que afecte al clima por los próximos meses, ubicándose en modo normal durante el verano y parte del otoño.

En el Pacífico, los vientos están cercanos al promedio y el Índice de Oscilación del Sur – SOI, su sigla en inglés – es 5, el cual es el rango neutral.

Vale la pena seguir la tendencia del SOI en los próximos meses en la medida que los modelos de largo plazo son una muestra de lo que puede pasar.

Entre uno y dos indican que podría desarrollarse el feómeno La Niña para el otoño, lo que sería buenas noticias aunque el SOI tiene que volverá al terreno positivo para que esto suceda. Por lo que cualquier movimiento en esa dirección del SOI sería una buena noticia.

En este caso, el panorama a largo plazo (de tres a nueve meses) indica perspectivas ligeramente más positivas de las ocurridas durante los últimos dos años, sin una vuelta de El Niño a la vista para 2020.

En base a The Land

Compartir en: