03 de Diciembre de 2020
Máx. Min.
Tecnología 12 de Noviembre de 2020

Ingenieros de Texas, crean suelo que extrae agua del aire y lo distribuye en plantas

“El sistema de riego de agua atmosférico utiliza geles súper absorbentes de humedad para capturar el agua del aire. Cuando el suelo se calienta a una cierta temperatura, los geles liberan el agua que será utilizada por las plantas”; y “cuando el suelo libera el agua, parte de ella vuelve al aire, aumentando la humedad y facilitando la continuación del ciclo de cosecha”

Tecnología 12 de Noviembre de 2020

Ingenieros de Texas, crean suelo que extrae agua del aire y lo distribuye en plantas

“El sistema de riego de agua atmosférico utiliza geles súper absorbentes de humedad para capturar el agua del aire. Cuando el suelo se calienta a una cierta temperatura, los geles liberan el agua que será utilizada por las plantas”; y “cuando el suelo libera el agua, parte de ella vuelve al aire, aumentando la humedad y facilitando la continuación del ciclo de cosecha”

Austin, Texas, EE.UU. – TodoElCampo – Ingenieros de la Universidad de Texas en la ciudad de Austin crearon un nuevo tipo de suelo que puede extraer agua del aire y distribuirla a las plantas. De tener el resultado esperado (y deseado), estaremos ante una novedad que podría extender y ampliar las áreas de tierras cultivables en todo el mundo, incluyendo lugares inhóspitos, además se reducirá el uso de agua en la agricultura en un momento de sequías crecientes. De acuerdo a lo informado por la referida Universidad, se podrá incrementar la producción de alimentos en lugares de menor existencia de agua.

La Universidad de Texas (UT) informó que ingenieros de esa casa de estudios crearon un suelo que captaría el agua del aire para regar sus plantan.

“El sistema de riego de agua atmosférico utiliza geles súper absorbentes de humedad para capturar el agua del aire. Cuando el suelo se calienta a una cierta temperatura, los geles liberan el agua que será utilizada por las plantas”; y “cuando el suelo libera el agua, parte de ella vuelve al aire, aumentando la humedad y facilitando la continuación del ciclo de cosecha”, publicó UT.

Guihua Yu, profesor asociado de ciencias de materiales del Departamento Walker de Ingeniería Mecánica, dijo que “habilitar la agricultura independiente en áreas donde es difícil construir sistemas de riego y energía es crucial para liberar la agricultura de cultivos de la compleja cadena de suministro de agua a medida que los recursos se vuelven cada vez más escasos”.

Con este sistema cada gramo de suelo puede extraer aproximadamente entre 3 y 4 gramos de agua, y según sea el cultivo, de 0,1 a 1 kilogramo del suelo puede proporcionar suficiente agua para regar alrededor de un metro cuadrado de tierras, señaló UT.

En los momentos más fríos y húmedos, por ejemplo en la noche, los  geles absorben el agua del aire y al llegar el día, el calor activa los geles que liberarán su contenido en el suelo.

El equipo realizó experimentos por cuatro semanas y observó que se retuvo en el entorno del 40 % de la cantidad de agua con la que comenzó.

En otro experimento se plantaron rábanos en dos tipos de suelo, se les regó de forma inicial y el resultado fue que los plantados en el suelo de hidrogel sobrevivieron 14 días sin ningún riego; en otros tipos de suelo ninguno de los rábanos sobrevivió más de dos días después del período de riego inicial.

“La mayor parte del suelo es lo suficientemente bueno como para apoyar el crecimiento de las plantas”, dijo Fei Zhao, investigador postdoctoral del grupo de investigación del Prof. Guihua Yu que dirigió el estudio con otros colegas. “Es el agua la principal limitación, por eso queríamos desarrollar un suelo que pueda cosechar agua del aire ambiente”, explicó.

Las investigaciones lideradas por Guihua Yu llevan más de dos año de desarrollo, y si bien el uso de esta tecnología en la agropecuaria es fundamental para la producción de alimentos, también podría usarse para enfriar paneles solares y centros de datos, además de que se podría ampliar el acceso al agua potable, ya sea a través de sistemas individuales para hogares o sistemas más grandes para grandes grupos como trabajadores o soldados.

La investigación de la Universidad de Texas fue publicada en ACS American Chemical Society - ACS Publications. Se puede acceder a dicho artículo (en inglés): ver aqui

Compartir en: