04 de Agosto de 2020
Máx. Min.
Ovinos 30 de Abril de 2020

Hay que estar atentos para evitar la generación de picos parasitarios en ovinos

la oveja “es feliz en ambientes secos, así que este verano la oveja ha sufrido la seca mucho menos” que un vacuno, y desde “el punto de vista parasitario es más feliz aún porque las lombrices necesitan cierta característica de humedad” que el verano seco no le ha dado.

Ovinos 30 de Abril de 2020

Hay que estar atentos para evitar la generación de picos parasitarios en ovinos

la oveja “es feliz en ambientes secos, así que este verano la oveja ha sufrido la seca mucho menos” que un vacuno, y desde “el punto de vista parasitario es más feliz aún porque las lombrices necesitan cierta característica de humedad” que el verano seco no le ha dado.

Montevideo – TodoElCampo – La Dra. Sofía Salada dijo que hay que tener cuidado con la sanidad ovina, es oportuno realizar controles parasitarios, expresó.

“Es un momento importante para los ovinos”, dijo la profesional. Recordó que la oveja no es un animal uruguayo, ni siquiera de Sudamérica “sino que viene de una zona muy distinta a la nuestra, viene de zonas más áridas, el este de Asia, y ha sabido adaptarse a los cambios generados por el ser humano que la ha ido trasladando según sus necesidades de alimentación”.

Pero la oveja “es feliz en ambientes secos, así que este verano la oveja ha sufrido la seca mucho menos” que un vacuno, y desde “el punto de vista parasitario es más feliz aún porque las lombrices necesitan cierta característica de humedad” que el verano seco no le ha dado.

En Uruguay las condiciones de humedad para las lombrices son más favorables, por eso “el ambiente hostil de este verano” afectó negativamente a la lombriz y de esa manera seguramente hubo menos superviviencia que el año pasado que tuvimos un verano caluroso y húmedo, lo que generó “problemas parasitarios graves”, dijo la profesional. “El verano seco” que tuvimos “causó problemas parasitarios notoriamente distintos a lo que fue el año anterior” (verano 2018/2019).

Pero eso no quiere decir que no haya problemas. “Hay que tener en cuenta que la lombriz tiene sentido de supervivencia y nunca hay que dejarse estar. Estamos hablando de biología y cualquier oportunidad que tenga para reaparecer de manera agresiva la va a utilizar”, señaló.

Advirtió que “en el verano seco hay menos desafíos parasitarios pero no quiere decir que no los haya. En buena parte del país ha llovido en las últimas horas y las temperaturas aún no son muy frías, por eso esta agua que está cayendo y si sigue haciéndolo, en unos 20 o 25 días puede generar unos picos parasitarios”.

Hay productores que ya terminaron pero otros continúan en la encarnerada, “y es importante no descuidarse, se puede haber entrado a la encarnerada con cargas muy bajas o habiendo tomado la precaución de una toma preencarnerada” pero de todas formas “hay que monitorear porque si esas condiciones climáticas se mantienen, se puede generar que tengamos una pequeña manifestación parasitaria del Haemonchus contortus que es la lombriz del cuajo y es la que más se presenta en esta época del año”, subrayó la Dra. Sofía Salada.

Hay que recorrer y chequear la mucosa de los ovinos. “La lombriz del cuajo se alimenta de sangre, es decir que si chupa mucha sangre porque tengo muchas lombrices, se puede ver que el ojo está con la mucosa un poco más banca de lo rosado que debería ser, pero lo fundamental es un monitoreo de huevos de lombriz en la bosta de la oveja. Para esto hay que monitorear individualmente unos diez animales de la majada y mandarlos al laboratorio”.

“La página del SUL (Secretario Uruguayo de la Lana) tiene una lista de laboratorios a los que se puede remitir la muestra, según el departamento. El envío de muestras nos permite tener una noción de cómo viene la majada”, comentó.

Tenemos que tener en cuenta que el resultado del estudio “es un reflejo de lo que se tiene en el campo” porque “el 5 % de las lombrices están en el animal y el 95 % en el ambiente” por lo tanto “si mi oveja está muy cargada, imaginemos cómo está mi potrero”.

Recomendó monitorear “con cierta regularidad, una vez por mes o un poco más dependiendo cómo se vea la majada y con el asesoramiento técnico” adecuado. Así “se conoce la carga parasitaria del potrero y es importante saberlo en base a la carga que muestran los animales”.

Esa es una información necesaria para que cuando la majada vaya a parir esté lo más limpio posible, y si está muy sucio, muy contaminado, puede tener una impacto en esa oveja lactante, expresó.

Otra cosa que podemos hacer en el otoño, es el lombritest, buscar y chequear las drogas que uso en el establecimiento y “medir el nivel de eficacia que tienen en el establecimiento. Esa información acompañada de monitoreos permanentes y de seguimientos de la majada me generan una situación de realidad y noción de qué potreros son más peligrosos”. Se debe “ir conociendo el sistema desde el punto de vista parasitario, y con esa información poder tomar decisiones más acertadas”, mencionó.

También es recomendable hacer un chequeo sobre las drogas que se usan. “Se puede hacer con toda la familia de las distintas drogas o se puede ir chequeando cada droga que se da. Esperar diez días después de darlas para tomar nuevas muestras y ver cuántas lombrices me quedaron y cómo funciona”. Esa información “es muy válida para el sistema, sirve para todo el año y es bastante vigente durante dos o tres años”.

 

Foto: Presidencia.

Compartir en: