14 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 17 de Noviembre de 2014

Wilson, el blancazo

Montevideo. El FA que hoy lo invoca y usa su nombre en forma indecente, empezando por Vázquez, lo metió preso para que no fuera candidato y obviamente seguro presidente de la República. Porque Wilson no hubiera ido preso si las fuerzas políticas no hubieran pactado su prisión.

Actualidad 17 de Noviembre de 2014

Wilson, el blancazo

Montevideo. El FA que hoy lo invoca y usa su nombre en forma indecente, empezando por Vázquez, lo metió preso para que no fuera candidato y obviamente seguro presidente de la República. Porque Wilson no hubiera ido preso si las fuerzas políticas no hubieran pactado su prisión.

Montevideo-Javier García/TodoElCampo –  En la política no vale todo y menos por un voto. Hay límites que no se deben pasar y el de la ética es el primero. Por estas horas el Dr. Vázquez insiste en convocar a “wilsonistas y batllistas”. Y entonces uno se pregunta ¿cómo se puede tener tanto desparpajo y atrevimiento? El pasado los condena, y sobre todo un pasado de muy triste historia. No es que no pueda haber arrepentimiento por lo que le hicieron a Wilson los dirigentes del Frente Amplio, sino porque es claro que no están arrepentidos y lo único que les importa es la utilización electoral de su nombre, sólo de su nombre. Y eso es una verdadera porquería cuando se hace. Veamos.

En 1971 Uruguay entraba en un tobogán democrático rumbo al precipicio autoritario si no se paraba por un líder popular, democrático y republicano. Ese era Wilson. Mientras él peleaba para salvar la libertad, desde el FA y el MLN (Mujica y otros incluidos) lo acusaban de oligarca y de estar financiado por una petrolera. Una porquería sin igual. “Si Wilson gana la plata que nos afana” repetían estos incalificables. Hicieron todo para que no ganara y fueron en los hechos funcionales a Bordaberry y a los golpistas futuros. Le robaron la elección que había ganado, vino el golpe de Estado, el exilio y la tragedia autoritaria. Si los que lo insultaban se hubieran preocupado de la democracia y no de bombardearla a ella y a su mejor líder, no habríamos padecido 12 años de dictadura. Eso sólo merecería que se dedicaran a lo suyo sin usar su nombre.

Luego vino la “salida” de la dictadura. De los dirigentes frentistas que hoy lo invocan alguno andaba de congresos médicos o sucuchado abajo de la cama y otros pactaban la prisión de Wilson. Bien claro: les servía que estuviera preso para que no compitiera y robarle unos votitos. No importaba si era progresista o si tenían coincidencias o no. Lo primero era juntarse con los militares golpistas para asegurarse que todos los dirigentes pudieran hacer campaña para la elección de 1984, menos Wilson. El partido que hoy lo invoca y usa su nombre en forma indecente, empezando por Tabaré Vázquez, lo metió preso para que no fuera candidato y obviamente seguro presidente de la República. Porque Wilson no hubiera ido preso si las fuerzas políticas no hubieran pactado su prisión. No fueron los carceleros, fueron los que le abrieron el paso y le pusieron la alfombra al carcelero.

Por eso lo mínimo que se puede pedir en estas horas es que el señor Vázquez respete su nombre y a su partido, el Partido Nacional. Que sea honesto y tenga respeto. No vale todo en la política, usar el nombre y la memoria de aquel al que se atacó, denigró y encarceló para que no compitiera, está mal. Es inmoral hacer eso. Nosotros queremos ganarle al FA y nunca usaríamos el nombre del Gral. Seregni para ganar un voto. Sería despreciable, es un patrimonio político de la izquierda y solo nos cabe el respeto. Por eso exigimos lo mismo. Meterse con los partidos, tratar de desunirlos y desconocer sus autoridades es una jugada muy menor, que no debería hacerse por quien quiere ser presidente. El camino es tan importante como el resultado final. En este caso aún más, porque el pasado es muy reciente y lo que sufrimos los nacionalistas por lo que le hicieron a Wilson es mucho. Por eso un mínimo de respeto Dr. Vázquez, para Wilson y su Partido. Porque su pasado doctor, lo condena.

Compartir en: