26 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Actualidad 10 de Julio de 2013

Robo a la clase media

Javier García: "El Estado cobra de más y lo reconoce pero se lo queda".

Actualidad 10 de Julio de 2013

Robo a la clase media

Javier García: "El Estado cobra de más y lo reconoce pero se lo queda".

Javier García/TodoElCampo – La no devolución de los aportes en exceso de los trabajadores al Fonasa (Fondo Nacional de Salud)  es realmente un robo con sello oficial. Revela además el concepto del barril sin fondo del gasto público que se mide por cantidad y no por su calidad.

Que es un manotazo a una bolsa de dinero es evidente y basta repasar, por si hiciera falta, las explicaciones del ministro Lorenzo del año pasado dónde explicaba que se devolvían justamente porque de no hacerlo se transformaba en un mecanismo impositivo que decía, no tenía la reforma de la salud. Ahora se pretende no devolver y ello confirmaría ese fin fiscalista y recaudatorio que se negaba.

El Estado cobra de más y lo reconoce pero se lo queda impunemente y el contribuyente no tiene más que rabiar frente a la impunidad. Si el almacenero se queda con el vuelto usted lo reclama, si él reconoce que se lo quedó y le dice que no se lo va a dar, usted va a la comisaría. Sin embargo aquí no hay comisaría frente a un Estado que le roba la plata, porque que es un robo nadie duda. ¿Hasta cuándo se le puede meter la mano en el bolsillo a la gente?

Necesitan más dinero por dos circunstancias: primero porque el que se usó no dio el resultado esperado y por lo tanto la eficacia de las políticas no fue buena y segundo porque se diseñaron políticas sociales que se diluyen con la falta de dinero. Si el fundamento de las políticas es sólo repartir dinero sus resultados están siempre en el pretil. El día que falte, la pobreza asoma de nuevo. Ojalá no falte nunca, pero todos sabemos que los ciclos económicos positivos no son eternos.

No se sacó de la pobreza, se puso un escalón sostenido con dinero que cuando falte hará que caigan los más débiles nuevamente. Se podía haber aprovechado para distribuir oportunidades con una fuerte base en el sistema de educación pública. Esas mejoras son sólidas, los resultados de una buena educación se prueban cuando se consigue un trabajo de mejor calidad y por eso mejor remunerado que saca de la pobreza no a costa de un subsidio sino del capital propio que es la educación recibida que está adentro de la cabeza de cada uno, esto es permanente y no depende de la ventanilla oficial.

El ministro Olesker dijo que la reforma de la salud era “protosocialista”, esa entelequia ideológica es fácil de pergeñar cuando la plata la ponen los trabajadores y la clase media. Hacer “protosocialismo” con plata ajena es un bollo, ¿Por qué los “protosocialistas” que cobran contratos de decenas de miles de pesos en cargos de confianza política no empiezan con un ejemplo de coherencia ideológica y disponen sus sueldos políticos para los planes sociales?

La cantidad de gasto público no hace efectiva las políticas sociales. Es la calidad, cómo se gasta no sólo cuánto se gasta. Si se hace mal no se arregla apilando billetes. La ineficiencia del gasto es una de las carencias más grandes de este gobierno. Este robo del exceso de Fonasa que se pretende perpetrar no puede disimularse con consignas de justicia tributaria. Un país dónde se debe trabajar 125 días al año sólo para pagar impuestos no es ejemplo de apatía social ni de de indiferencia.

Trabajar y recibir una remuneración no debe ser motivo de castigo político ni de culpas por las que haya que explicar nada. Sólo la mediocridad o una cultura pobrista medio resentida, lo puede pensar. Más que “protosocialismo” esto es la “protodemagogia”.

Compartir en: