25 de abril de 2017
Máx. Min.
Javier García 16 de abril de 2014

Repitió de clase

Javier García: "Con esmero el gobierno del Frente Amplio, este y el otro, se dedicaron a pegarle un palo tras otro a la clase media. Formados en la lucha de clases, les sobra una, la clase media, para que el cuento cierre".

Montevideo-Javier García/TodoElCampo – Con esmero el gobierno del Frente Amplio, este y el otro, se dedicaron a pegarle un palo tras otro a la clase media. Formados en la lucha de clases, les sobra una, la clase media, para que el cuento cierre. Debe haber pobres y para que eso se mantenga salarizaron la pobreza. Garantizaron que los más humildes no despeguen nunca, que no sean libres y que dependan de la política, no sea cosa que con oportunidades den un salto y mejoren y participen no de la lógica de la lucha sino de la superación.

Por otro lado debe haber ricos, y entonces en un país que como decía Wilson no hay ricos, sino “riquitos”, decidieron que la gran clase media, que fue distinción del Uruguay, ocupara ese lugar. La reforma tributaria definió que son acaudalados y por ella los trabajadores asalariados, productores, comerciantes, profesionales, cuentapropistas, de un plumazo subieron de “clase”. Con sueldos que sumados a los de su pareja dan apenas para alimentar a la familia, pagar el alquiler, educación y si pueden salir al cine y comer unas pizzas una vez al mes, el superior gobierno los subió de categoría y les hundió las manos en el bolsillo cobrándoles impuestos de castigo. Tienen entonces su lucha de clases a la uruguaya entre la amplia clase media calafateada artificialmente y los sectores más sumergidos a quién le ataron las manos con subsidios.

Como pegar ahí es fácil y la clase media no tiene sindicato, de éstos uruguayos creen que pueden decir cualquier cosa. La última se le ocurrió a Raúl Sendic. Dijo esta semana que la clase media debe dejar de mirar televisión y dedicarse a procrear. Como comentario para enfrentar un drama como es la baja natalidad y la tasa de reposición negativa, el comentario es bastante superficial y frívolo. Además refleja una enorme soberbia, con tufillo discriminatorio y de enorme atrevimiento.

La clase media es la que mueve al país, a ver si nos entendemos. Los que en cualquier actividad en la ciudad o el campo, los barrios o los pueblos se levantan tempranito se toman el ómnibus, la bicicleta o su auto para ir a 10 o 12 hs de trabajo, levantan la persiana de su comercio, prenden la luz de su oficina, atienden en el consultorio o su escritorio, o entran a un galpón y se suben a una maquina, son los que sostienen al país. Si miran o no televisión será un tema de ellos, pero quien como él vivió de un sueldo público por años y aspira a seguir viviendo de él no tiene derecho a ofenderlos y ponerse en maestro ciruela de los uruguayos. El desprecio y la superioridad de ciertos dirigentes de la izquierda que explican su vigencia endosando pasados familiares o un apellido, no habilita, o por lo menos no debería habilitar, a ofender.

Si una familia quiere tener 1 o 5 hijos es un tema de atención social sin duda, pero antes es un tema de la libertad individual, y es en ese ámbito que se decide y no fruto de la comedia de la tarde ni menos de las frivolidades de los políticos. Muchos quisieran tener más hijos pero sacan cuentas y no les da. Qué bueno sería que Sendic trabajara para que la gente fuera más libre y menos dependiente del Estado y menos hurtada por un Estado caro y un país carísimo y pudieran con sus ingresos sostener familias más numerosas. Si fuera así advertiría que el sistema político sería más respetado por hacer bien su trabajo y sobre todo por no burlarse de la gente.

Compartir en: