25 de Junio de 2017
Máx. Min.
Actualidad 08 de Setiembre de 2016

¿Por qué es tan difícil conseguir apoyo de parte del gobierno cuando se trata de abejas?

El maravilloso mundo de la Internet nos provee abundante información sobre los beneficios económicos que proporciona la abeja mediante la polinización (además de lo saludable de lo que producen).

Actualidad 08 de Setiembre de 2016

¿Por qué es tan difícil conseguir apoyo de parte del gobierno cuando se trata de abejas?

El maravilloso mundo de la Internet nos provee abundante información sobre los beneficios económicos que proporciona la abeja mediante la polinización (además de lo saludable de lo que producen).

Christophe Lhéritier-Montevideo/TodoElCampo – En los países sub desarrollados cuando se necesita legislar, ordenar, “inventar” algo siempre se mira lo que se hace en los países del primer mundo para inspirarse, copiarlo y si es necesario modificarlo. No se toma el papel en blanco, se piensa y se escribe.

Pero en el caso de Uruguay y la apicultura parece que el papel en blanco existe y así sigue estando. Hubiera sido interesante que se leyera algo de lo foráneo y se aplicara a nuestra apicultura.

El maravilloso mundo de la Internet nos provee abundante información sobre los beneficios económicos que proporciona la abeja mediante la polinización (además de lo saludable de lo que producen). Es un aporte muchas veces invisible del insecto que vuela hasta 5 kms de distancia de su colmena.

Los gobiernos de los países desarrollados lo tienen cuantificado. Por eso aplican subsidios, como es el caso de Europa. Legisladores aprueban planes de apoyo a los polinizadores, como en EEUU. Se financian investigaciones y marketing para dar valor a un tipo de miel que asegure la permanencia de los apicultores en zonas agrícolas (Nueva Zelanda). Estos son solo algunos ejemplos.

En Uruguay hay actores políticos, en el Ministerio de Agricultura, que sugieren a los apicultores que no llegan a cubrir sus costos de producción  que cambien de rubro.

Sin apicultores no hay abejas y sin abejas no hay aumento de producción de soja, manzanas, semillas, arándanos, e indirectamente leche, carne, etc, etc, etc.

Las colmenas también ayudan a los forestadores a obtener certificaciones que le darán valor agregado a sus ventas (además de lo que tiene que pagar el apicultor para poner las colmenas en esos predios).

Investigaciones que comprueban esto existen en Uruguay, se publicaron y están disponibles. Pero no podemos hacerlo saber a los egresados de nuestras facultades porque la palabra abeja no se menciona en esos lugares.

La apicultura en Uruguay está en su peor crisis pero nadie le devuelve aunque sea una pequeña parte de lo que ella aporta a la riqueza del país, cuando lo necesita.

En este momento los apicultores apenas cubren sus costos, ven mercados cerrarse, ven colmenas morir. Solamente se ha podido hablar con el ministro en ocasión de los consejos que se llevan a cabo en el interior, pero se ha obtenido muy poco de lo que se necesita.

Sin embargo doce mil millones de abejas uruguayas siguen saliendo a diario para visitar las flores y hacer el trabajo que en muchos casos ni el viento ni otros insectos pueden hacer: polinizar flores para que esa planta produzca más y mejores frutos.

Y eso que en algún momento la apicultura fue declarada de interés nacional…

Compartir en: