22 de Octubre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 13 de Enero de 2014

Maíz y soja, dos realidades ante las últimas aguas

Soriano. Jorge A.Rodríguez: Las aguas cambiaron el panorama en las chacras y en los campos de la zona, pero se notó su falta en los maíces de primera que pasaron la floración y armado de la espiga con estrés hídrico.

Actualidad 13 de Enero de 2014

Maíz y soja, dos realidades ante las últimas aguas

Soriano. Jorge A.Rodríguez: Las aguas cambiaron el panorama en las chacras y en los campos de la zona, pero se notó su falta en los maíces de primera que pasaron la floración y armado de la espiga con estrés hídrico.

Soriano-Ing. Jorge Andrés Rodríguez/TodoElCampo – Las aguas cambiaron totalmente el panorama en las chacras y en los campos de la zona con registros de entre 30 y 60 milímetros, sin embargo se notó su falta en los maíces de primera que pasaron la floración y armado de la espiga con estrés hídrico. Éstos están bastante limitados en el potencial de rendimiento y las buenas aguas caídas le llegaron tarde por lo que ya no se recuperarán.

En maíz, para poder tener números que acompañen la inversión, se deberá tener un rendimiento superior a los 7.000 kilos por hectárea, cosa que en muchos lugares no llegará ni por asomo. Los maíces de segunda que estaban naciendo con estas aguas van a empezar a marchar y su potencial todavía no está comprometido por falta de humedad.

En sojas la situación es distinta, es un cultivo que aguanta mucho más la falta de agua, su proceso vegetativo es diferente y la mayor parte de las chacras se recuperan bien después de las lluvias.

Algunas sojas de segunda sí están algo complicadas ya que las mismas se sembraron con poca humedad e incluso algunas quizás algo tarde, pero en general pueden llegar a rendir aceptablemente.

Sanitariamente los cultivos están bien, a mediados de diciembre se dio algún episodio puntual de lagarta pero como las condiciones para aplicar los productos para su combate fueron óptimas se terminó rápidamente el inconveniente.

COSTOS DE PRODUCCIÓN.

Se habla de que los costos de producción han bajado, cosa que es medianamente cierta, ya que por ejemplo en el tema de las rentas las mismas se han adecuado en aquellos lugares donde los rendimientos no son excepcionales, dependiendo de las zonas y de los potenciales que podemos aspirar  es el nivel de riesgo que podemos llegar a asumir. En los lugares de buenos potenciales agrícolas las rentas no han bajado en kilos de producto, si lo han hecho en dólares, los costos en términos absolutos han tenido bajas muy insignificantes y se dieron luego de que los productores determinaran los costos de siembra, con la baja del dólar y la suba del combustible esa pequeña baja ya se puede decir que quedó atrás.

Porteras adentro el productor busca bajar costos con siembras de precisión, con niveles de insumo-producto más justos buscando mejorar las aplicaciones y por ende que cuando pase raya los números le sean favorables para su explotación.

Compartir en: