26 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Actualidad 19 de Junio de 2014

Ganan los blancos

Montevideo. Javier García: "Vázquez está dando muestras de estar agotándose como candidato, no entiende la realidad de hoy, ni lo que dijeron las urnas".

Actualidad 19 de Junio de 2014

Ganan los blancos

Montevideo. Javier García: "Vázquez está dando muestras de estar agotándose como candidato, no entiende la realidad de hoy, ni lo que dijeron las urnas".

Montevideo-Javier García/TodoElCampo – Hasta hace pocos meses la edad de Lacalle Pou y su campaña “por la positiva” eran, se decía, debilidades que le impedían ganar una interna. Desde hace dos semanas la “positiva” pasó a ser para algunos una genialidad propia de las mejores inteligencias y la edad de LP la indicada para ser candidato. ¿Tanto cambió? Es el mismo candidato de hace quince días, y la campaña fue una decisión política y de actitud convencida y acertada. Lo era antes y lo es ahora. Cambió la percepción como fruto del éxito, pero no la sustancia.

El balotaje va a ser entre el Partido Nacional y el Frente Amplio. Tabaré Vázquez pasó, en horas, de ignorar a Lacalle Pou a mencionarlo todos los días aquí, en España o en Buenos Aires como lo hizo esta semana. Como un niño al que le vendan los ojos, le dan vueltas sobre sí mismo, le entregan un palo de escoba y con él intenta romper la piñata, el candidato del continuismo golpea a ciegas sobre LP: la derecha conservadora contra la izquierda, la sub 20 contra a experiencia, Carrasco contra la Teja, y de esas superficialidades van a aparecer unas cuantas más. La campaña “por la positiva” se enfrenta a la oficialista “por la negativa”.

Vázquez está dando muestras de estar agotándose como candidato, no entiende la realidad de hoy, ni lo que dijeron las urnas. Hasta no hace mucho se jactaba de imponer las decisiones al FA, ahora se las imponen a él, como la vicepresidencia. Está desnorteado con la victoria de LP.

Su discurso que empezó con esa genialidad del reparto de ceibalitas entre los jubilados es propio de un agotamiento intelectual. Su partido que le prometió que esta elección sería un paseo, ve ahora las dificultades de competir con un candidato renovador. Desde la noche de las internas quedó en evidencia lo nuevo y lo viejo.

En diez días el Partido Nacional pasó de tener la única elección competitiva, real, a ser el único que cerró su fórmula integrándola con quienes compitieron entre sí. Es un signo de madurez política, y fuente de certezas para el futuro. El mensaje de unidad de Lacalle Pou y Larrañaga no es solo para los nacionalistas, es también un signo de renovación política. Se pudo hacer porque durante la campaña existió mucho respeto compartido y conciencia partidaria, la política creció en calidad. El Partido Nacional es mucho más que los sectores que lo integran. Hay miles de nacionalistas que no militan ni participan en grupos y que con esta fórmula, que representa a todo los blancos, se sienten incluidos sin pequeñeces sectoriales ni personales. También representa a uruguayos que sin ser partidarios ven aquí el liderazgo de la oposición y la herramienta para cambiar el gobierno.

Es palpable el ánimo exultante que existe en la calle. La gente felicita y tira para adelante. Hay convencimiento de que es posible lo que hace un año no parecía.

La política que suele ser un ámbito duro, de pierna fuerte y palabra gruesa, encontró un camino de mejor calidad, que no va a estar exento de debate pero donde las reglas no las fija más el FA. A Lacalle Pou le pegan y no responde. Vázquez lo intenta descalificar pero LP lo ignora. El FA perdió la iniciativa.

Era difícil hacer la renovación en tan poco tiempo, pero lo hicimos. La candidatura de LP es un terremoto político, de esos que en poco tiempo cambian la realidad y el ánimo. En marzo asume el Partido Nacional, tan unido, como su fórmula.

Compartir en: