30 de Noviembre de 2020
Máx. Min.
Economía 05 de Marzo de 2020

Es el momento “de devolver al productor lo que invirtió en solventar actividades ajenas a su producción”

Se dice que hay que resolver “primero el déficit fiscal y después nos ocupamos del sector productivo”, pero hay que pensar que “es verdad que si no resolvemos el déficit no tenemos nada, pero si no tenemos aparato productivo tampoco”.

Economía 05 de Marzo de 2020

Es el momento “de devolver al productor lo que invirtió en solventar actividades ajenas a su producción”

Se dice que hay que resolver “primero el déficit fiscal y después nos ocupamos del sector productivo”, pero hay que pensar que “es verdad que si no resolvemos el déficit no tenemos nada, pero si no tenemos aparato productivo tampoco”.

Durazno – TodoElCampo – “Llegó al momento de devolver al productor lo que fue invirtiendo en solventar actividades que no tienen nada que ver con la producción y para eso no podemos esperar que el país esté mejor, porque si el productor no produce ese momento no va a llegar” nunca, dijo el Cr. Sitjar en la ExpoDurazno.

En el marco de la ExpoDurazno, el viernes 28 se realizó la conferencia Los desafío del Uruguay productivo: Mundo, macro  mercados. ¿Cómo revertir la situación a la hemos llegado?, a cargo del contador Pablo Sitjar que se ocupó de la situación de Uruguay, y el economista Kenneth Coates que hizo un análisis de la situación global.

Sitjar destacó que el déficit fiscal “es la madre de todos los problemas” y debe atenderse. “Gastamos como si no hubiera mañana” y ahora “hay que reducir ese déficit, el problema es que tenemos que poner en pie el aparato productivo, y el problema del aparato productivo hoy tiene que ver con el desbarajuste fiscal en el pasado”, dijo.

Añadió que el sector “productivo quedó enfermo, y si mato el virus (déficit fiscal) no necesariamente termino con el problema porque el enfermo tiene el cuerpo gastado, los empresarios están cansados, tenemos sobreendeudamiento en algunos sectores, baja de producción, eso no se resuelve de un día para el otro” y no alcanza con sólo bajar el déficit fiscal, señaló.

El analista enfatizó en que se apunta a resolver “primero el déficit fiscal y después nos ocupamos del sector productivo”, pero hay que pensar que “es verdad que si no resolvemos el déficit no tenemos nada, pero si no tenemos aparato productivo tampoco”.

Por eso “llegó al momento de devolver al productor lo que fue invirtiendo en solventar actividades que no tienen nada que ver con la producción y para eso no podemos esperar que el país esté mejor, porque si el productor no produce ese momento no va a llegar” nunca.

Sitjar consideró necesario que Uruguay “separe el sector productivo del déficit fiscal” porque “el sector productivo es una inversión” y tenemos que “convencer al FMI, al Banco Mundial, etc., de que hay que invertir en la producción ya” porque eso “nos hace más solventes”.

Por el contrario, “si siguen cerrando empresas, el déficit va a aumentar”, apuntó y añadió que “en vez de estar pagando el seguro de paro lo que hay que hacer es bajar el costo de la industria para que compita”.

La conferencia se realizó el viernes 28 bajo el título Los desafío del Uruguay productivo: Mundo, macro  mercados. ¿Cómo revertir la situación a la hemos llegado?, y fue organizada por el semanario La Mañana.

“LA ECONOMÍA GLOBAL NO ESTÁ FUNCIONANDO BIEN”.

El Ec. Kenneth Coates analizó el estado de la economía mundial, dijo que “no está funcionando bien” y aportó datos en ese sentido: “Estados Unidos tiene un crecimiento anual del 2 % lo cual es bajo para ese país; Europa hace varios años está por debajo del 1 %; China está bajando al 6 % y se espera que este año baje más”. El panorama mundial “no es para nada optimista”.

Ese pesimismo se fundamenta por varias cuestiones: la “tensión geopolítica” que involucra a EE.UU., China, Rusia e Irán; las “guerras arancelarias”; las “burbujas en el mercado de activos”; el Brexit que “no está claro que vaya a tener una conclusión exitosa” debido a problemas presupuestales de la Unión Europea; y los “climáticos, sequías, inundaciones”.

A eso se suma una nueva amenaza, el coronavirus que “nadie lo vio venir, salió de la nada” y está causando “un impacto tremendo especialmente en Asia, en las cadenas de valor”. Si China cierra sus fábricas por temor al contagio habrá “insumos críticos no van a estar disponibles y eso frena toda la producción en una cantidad de cadenas de producción en todo el mundo”.

El coronavirus también afectó las bosas del mundo con caídas del 15 %, y “los estudiosos del tema dicen que cuando la bolsa cae 15 % está entrando en territorio de corrección. O sea que ya no es un tema de volatilidad sino que hay un cambio de tendencia” hacia “niveles inferiores a los existentes”.

En los mercados “hay mucha volatilidad, hay mucha espuma, estamos con mucha incertidumbre y perdimos el poco optimismo que teníamos para 2020”.

El economista también advirtió que si persiste la depresión económica, “los bancos centrales de los países industrializados podrían optar por bajar sus tasas de interés. Si lo hacen va a impactar en muchos países, incluso en Uruguay”, y eso es algo que “ya hemos visto, nos crea presión a la baja sobre el dólar y al alza sobre el peso, y nos quita competitividad”.

Ane esa complejidad “no hay que perder de vista que por lo general no son las condiciones globales las que determinan la rentabilidad y el crecimiento del sector agropecuario. El problema son los costos internos y si esas políticas macro no se manejan bien pueden quitarle rentabilidad al sector”, finalizó.

Compartir en: