24 de Octubre de 2020
Máx. Min.
Vinicultura 17 de Octubre de 2020

El Ministerio de Turismo e Inavi trabajan en la Ruta Nacional del Vino y la Vitivinicultura

Las autoridades que asumieron junto con el nuevo gobierno, tanto en el Ministerio de Turismo como en el Instituto Nacional de Vitivinicultura, marcaron entre sus prioridades hacer énfasis en el desarrollo del enoturismo.

Vinicultura 17 de Octubre de 2020

El Ministerio de Turismo e Inavi trabajan en la Ruta Nacional del Vino y la Vitivinicultura

Las autoridades que asumieron junto con el nuevo gobierno, tanto en el Ministerio de Turismo como en el Instituto Nacional de Vitivinicultura, marcaron entre sus prioridades hacer énfasis en el desarrollo del enoturismo.

Montevideo – TodoElCampo – Bajo la marca Enoturismo Uruguay, el Ministerio de Turismo y el Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi) se encuentran trabajando para desarrollar el proyecto Ruta Nacional del Vino y la Vitivinicultura de manera de trazar un vínculo que una a todas las bodegas turísticas del país con su entorno.

Las autoridades que asumieron junto con el nuevo gobierno, tanto en el Ministerio de Turismo como en el Instituto Nacional de Vitivinicultura, marcaron entre sus prioridades hacer énfasis en el desarrollo del enoturismo. Así nos lo aseguró el enólogo Ricardo Cabrera apenas asumió la presidencia del Instituto: "La idea es que todas las bodegas que trabajen el enoturismo sean contempladas en el seno de Inavi y el Ministerio de Turismo", fue una de sus frases.

Pero más allá de las medidas coyunturales y puntuales tomadas en el pasado mes de julio por esas dos instituciones para mitigar el efecto negativo que sobre la actividad enoturística desencadenó la pandemia, hay un plan a más largo plazo que es la creación de una Ruta Nacional del Vino y la Vitivinicultura y el primer paso para alcanzarlo -que ya está en ejecución- es el reconocimiento de cada bodega en su entorno y la incorporación de los atractivos que ese contexto ofrezca de manera de alcanzar una oferta regional, publicó Bodegas del Uruguay, un sitio web que informa sobre la actividad de todas las bodegas del Uruguay.

Este plan lo está llevando a cabo el equipo formado por la Lic. Alejandra Cabrera del Ministerio de Turismo (Mintur) y la Ing. Agr. Laura Nervi y Rosita Moreno (Inavi), quienes se encuentran recorriendo el país por regiones vitivinícolas, que a la vez coinciden con las regiones turísticas determinadas por el Mintur (Este, Centro Sur, Metropolitana, Pájaros Pintados y Norte) y visitando sus establecimientos.

A esta altura del relato, es importante aclarar la diferencia que existe entre lo que se llama "enoturismo" y lo que es el "turismo de bodega". El primer término refiere a la integración a la cultura vitivinícola y al conocimiento del entorno a través de la vid como hilo conductor. Esto implica el reconocimiento de la tierra; quién la pobló desde el punto de vista antropológico, social y cultural; su geografía y geomorfología; qué otras cosas se cultivan además de la vid en la región; qué más hay en su entorno: cabalgatas, áreas protegidas, otros alimentos elaborados, etc. Mientras que el "turismo de bodega" es la actividad que se desarrolla en una unidad de tiempo y espacio, es decir, en la misma bodega como destino principal y sólo dentro de ella, donde las actividades de las que se puede participar son siempre limitadas a visitar al establecimiento, catar sus vinos, almorzar o adquirir sus productos.

"Nuestra propuesta como Enoturismo Uruguay es de carácter nacional. Estamos trabajando en cada una de las regiones, las estamos recorriendo. Queremos que las bodegas se integren a las actividades turísticas de cada región. Esto significa que las bodegas van a participar en cualquier evento, sean o no vinculado a la vid. Así como otros productores harán lo mismo en eventos vinculados al vino. Porque lo que tienen en común, lo que los une, es la actividad turística", define Alejandra Cabrera.

Recordamos que las administraciones anteriores de Inavi y Mintur habían lanzado en 2017 un Observatorio Enoturístico del Uruguay que redundó en un rotundo fracaso ya que, entre mucho otros motivos, las bodegas no tomaron el proyecto como propio y además sintieron que eso podría ser una suerte de auditoría encubierta. Fueron muy pocas las que cargaron datos de movimiento de turistas en sus establecimientos.

Alejandra Cabrera, respecto de esto, nos da su punto de vista: "La verdad es que fue falta de conocimiento y de apertura, porque una de las cuestiones básicas de todas las estadísticas es la privacidad de la información", asegura. Pero afirma que a pesar de eso "se necesita una herramienta mediante la cual se pueda saber de dónde vienen los visitantes, quién les dijo que tal establecimiento existe y cuál es su perfil; porque en función de eso se pueden armar políticas más acertadas de promoción. El propósito es conocer para poder responder a las necesidades genuinas que se detecten, como el de cualquier observatorio. El único que está vigente actualmente es el de Corredor de los Pájaros Pintados, de ahí que se puede ser más eficiente a la hora de la promoción, la inversión y saber qué necesidades hay".

A pesar de esto, el Mintur planea recabar esa información a partir de lo que los turistas van subiendo a Internet, ya que todos ellos, de una forma u otra, van dejando rastros en la web a través de sus redes sociales y otras aplicaciones. La tecnología de que se dispone actualmente permite estimar cuántas y qué personas visitan las bodegas.

Aquel primer objetivo del que hablábamos más arriba, consistente en reconocer el entorno de las bodegas e integrarlo, de alguna manera viene siendo alcanzado por la región de Montevideo y Canelones que está organizada por la Asociación de Turismo Enológico del Uruguay (ATEU), que vendría a ser tercera pata sobre la que se apoya hoy la actividad enoturística en nuestro país.

Si bien ATEU nuclea casi exclusivamente bodegas de esos dos departamentos, la idea es que la palabra “Uruguay” que aparece en su nombre aplique cabalmente y que la Asociación consiga captar socios de todo el país, ya que hay bodegas turísticas o potencialmente turísticas en Maldonado, Colonia, Rivera, San José, Soriano, Salto y Paysandú.

El presidente de ATEU, Diego Spinoglio, nos asegura que: “los Caminos del Vino (que es el nombre de fantasía con el que se conoce a ATEU) siempre estuvo abierto a todas las bodegas que quisieran participar y en los últimos años se ha puesto mucho más énfasis en invitar a todas las que vemos que quieren empezar a trabajar el enoturismo. Siempre se da que hay bodegas que están en diferentes niveles de desarrollo en la parte enoturísticas pero nosotros las contemplamos a todas”.

Es de esperar que esto dé resultado en el corto plazo ya que durante mucho tiempo los establecimientos más alejados del eje Montevideo - Canelones se veían dificultados por distancia y costos para participar de las asambleas regulares que se producían en el seno de la Asociación. Hoy las nuevas tecnologías han demostrado que eso ya no es ningún impedimento.

En cualquier caso, ATEU no deja de ser una asociación privada, integrada por empresas privadas, pero más allá de eso Spinoglio deja en claro que: “Estamos muy conectados con las nuevas autoridades del Inavi y del Mintur con la idea de trabajar fuerte de manera conjunta. La intención que nos ha transmitido la presidencia de Inavi es hacer eje en Los Caminos del Vino como una asociación consolidada de los privados, como interlocutor del sector privado, para ir alineados con todas las políticas de promoción”.

Es de esperar que Enoturismo Uruguay consiga consolidar la Ruta Nacional del Vino y la Vitivinicultura que se propone, y logre trabajar con todas las bodegas del país. Para eso cuenta con la sinergia entre Mintur, que aporta la visión turística, y con el Inavi, que aporta la enológica. Sólo falta sumarle el mucho trabajo que esto exige.

(Bodegas del Uruguay, portal de Internet que informa sobre la actividad de todas las bodegas del Uruguay).

Compartir en: