24 de Agosto de 2019
Máx. Min.
Tecnología 01 de Mayo de 2019

Crece la tendencia del control disruptivo de los insectos

La industria ISCA Technologies promueve alternativas disruptivas y enfoca sus esfuerzos para hacer que la agricultura sea más sostenible, tanto en el sentido ambiental como en el sentido económico de la viabilidad comercial.

Tecnología 01 de Mayo de 2019

Crece la tendencia del control disruptivo de los insectos

La industria ISCA Technologies promueve alternativas disruptivas y enfoca sus esfuerzos para hacer que la agricultura sea más sostenible, tanto en el sentido ambiental como en el sentido económico de la viabilidad comercial.

Brasil – TodoElCampo – La empresa brasileña ISCA Tecnologías promueve usos alternativos para el control de insectos. Se trata de una alternativa disruptiva que enfoca sus esfuerzos para hacer que la agricultura sea más sostenible, tanto en el sentido ambiental como en el sentido económico de la viabilidad comercial. “Estamos proponiendo el modelo de aplicar soluciones de control de plagas utilizando rasgos de una manera estratégica que controle al insecto en el cultivo”, dijo el responsable de marketing de la empresa. Para eso presentamos “nuestras soluciones semi-químicas” con las que se “puede obtener un control completo de la plaga sin tener que cubrir cada centímetro de cultivo” con productos químicos.

El sistema actual de defensa de los cultivos se basa en la aplicación de pesticidas con rociadores autopropulsados?, un sistema que ?está lejos de tener un consenso sobre su efectividad y sus ventajas, publicó eFarmNews.

Esa forma de control de insectos es el más utilizado en los mayores productores agrícolas del mundo. Es una técnica que puede cubrir vastas áreas y aplicar una gran cantidad de agroquímicos.

Pero la fumigación tradicional de pesticidas gasta una cantidad inmensa de agua, sin mencionar el gran costo de los insumos, que muestran una inflación superior a la media cada año, independientemente de las fluctuaciones económicas mundiales. El problema principal con este método es la necesidad de que la aplicación “moje” todas las plantas con la mezcla preparada para que la defensiva tenga efecto.

Para mejorar ese sistema han surgido alternativas al control de las plagas. Es cada vez más común aplicar la técnica de atraer insectos mediante el uso de cebos, feromonas y trampas. Así no es necesario rociar toda la siembra apelando a un control de plagas de bajo impacto y sin efecto residuo.

La industria ISCA Technologies promueve alternativas disruptivas y enfoca sus esfuerzos para hacer que la agricultura sea más sostenible, tanto en el sentido ambiental como en el sentido económico de la viabilidad comercial.

Estamos proponiendo otro modelo, el de aplicar soluciones de control de plagas utilizando rasgos de una manera estratégica que controle al insecto en el cultivo”, dijo el CEO y responsable de marketing de ISCA Tecnologías Leandro Mafra.

Con nuestras soluciones semi-químicas, puede obtener un control completo de la plaga sin tener que cubrir cada centímetro de cultivo” con las aplicaciones, agregó y citó como ejemplo el uso de formulaciones que emiten feromonas sexuales de insectos durante mucho tiempo. El olor de estas formulaciones rompe la secuencia del apareamiento de la plaga, las hembras se quedan sin tostar y ponen huevos infértiles en el campo.

Otro método es la atracción sexual de los insectos a puntos específicos donde entrarán en contacto con una dosis fulminante de insecticida. Otra línea son los productos estimulantes de fagos, como las series Acttra y Noctovi, que pueden aplicarse con la adición de insecticida por el propio agricultor, lo que induce a la plaga a “comer” la formulación con el veneno, aplicada en menos del 2 % de la cosecha.

DRONES, PRECISIÓN Y VELOCIDAD.

ISCA Technologies ha ido un paso más allá para anunciar una fuerte inversión en nuevas tecnologías de aplicación, especialmente en aplicaciones aéreas con drones y aviones, con los cuales es posible prever una “nueva agricultura”.

Nuestro objetivo es tener menos equipo en el suelo y más en el aire. Por lo tanto, ya es posible controlar las plagas gastando menos, más eficientemente y ahorrando una gran cantidad de agua”, dijo Mafra.

Los drones son adecuados para áreas menores de 1.000 hectáreas. Alcanza una cobertura promedio de once hectáreas por vuelo, dependiendo de la carga de la batería del avión no tripulado y de la formulación que se pulveriza, siempre con vuelos bajos y una aplicación extremadamente precisa.

Un vuelo de avión, que cubre 100 hectáreas con jarabe de pesticidas y agua, ahora con nuestras formulaciones, puede cubrir más de 1.000 hectáreas, lo que hace que estos aerosoles aéreos sean mucho más viables y más baratos que las aplicaciones tradicionales, y esto se demuestra por los estudios y las cifras. El experimentador se da cuenta de que es una forma de aplicación mucho más ventajosa y eficiente”.

Asegura que este tipo de control ya es una realidad en muchos puntos del estado de Mato Grosso (Brasil) y en Argentina.

Las palabras clave son precisión y velocidad. Esto cambia el paradigma actual de la aplicación e incluso el almacenamiento de productos. Hoy, con los pesticidas convencionales, es necesario tener un cobertizo de almacenamiento. Con nuestros productos, el productor solo necesita una habitación, ya que la cantidad de insumos que se aplicarán es mucho menor. En lugar de gastar en comprar un tractor y un pulverizador, tendrá que comprar un dron que cuesta una fracción del precio. No hay término de comparación. La logística es mucho más fácil y la aplicación es mucho más rápida”, explicó.

En base a artículo de Leonardo Gottems, corresponsal en Brasil de eFarmNews - ver aqui

Compartir en: