07 de Diciembre de 2019
Máx. Min.
Lechería 14 de Enero de 2013

Colonización promueve el desarrollo familiar

San José. El productor Alberto Rivera cuenta su peripecia como producir lechero en un predio al que llegó gracias al Instituto Nacional de Colonización.

Lechería 14 de Enero de 2013

Colonización promueve el desarrollo familiar

San José. El productor Alberto Rivera cuenta su peripecia como producir lechero en un predio al que llegó gracias al Instituto Nacional de Colonización.

San José – Alberto y su familia viven en un predio de 35 há ubicado en Colonia Fernández Crespo, departamento de San José, ruta 1 km 85.

Allí desarrollan un emprendimiento lechero, y la renta que abonan al Instituto Nacional de Colonización (Inc) es inferior al precio que fija el mercado por esas tierras, pudiendo así trabajar con una menor carga en su economía, manejando la posibilidad de poder invertir en un sistema de riego y bebederos para mejorar la producción.

La historia de Alberto Rivera, Marina y sus hijos fue difundida en la página web de Presidencia.

La familia vive allí hace seis meses, en un predio de 35 hectáreas que le arriendan al Instituto Nacional de Colonización (Inc) en Fernández Crespo, luego de mudarse desde Colonia Italia, lugar del que tuvo que irse ya que falleció el propietario de las tierras que alquilaba y éstas fueron puestas a la venta.

“Nosotros teníamos que entregar el campo donde estábamos y gracias a Colonización que nos dio esta fracción, pudimos conseguir acá y armar el establecimiento”, dijo Alberto.

Anotarse en el Instituto para acceder a una fracción de tierra fue la solución para continuar desarrollando su producción, enviar leche a CONAPROLE y “seguir siendo productores”.

Alberto y Marina pagan a Colonización US$ 90 la hectárea por año, antes abonaban unos US$ 300 la hectárea, cifra promedio de lo que cuesta un arrendamiento en la zona.

“El Instituto da esa facilidad que permite trabajar más holgado y si bien no es una fracción grande nos da para ir viviendo”, explicó.

El productor narró que han “hecho pradera, sembrado maíz para ensilar para forraje de ganado. Ahora tenemos 25 vacas para ordeñe y remitimos unos 680 litros cada dos días”.

Agregó que tiene la expectativa de mejorar sus niveles de producción. “Pensamos plantar más forraje, poner alguna vaca más y fertilizar un poco más”, explicó, y presentó un proyecto ante la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (Mgap) para obtener el subsidio que le permita armar un sistema de riego en la pradera.

El proyecto de Alberto Rivera es colocar bebederos en diferentes partes del predio para que el ganado no necesite caminar mucho en busca de agua cuando está comiendo. La familia cuenta en la actualidad con un pozo que les rinde en función de la bomba 6.000 litros por hora, que alcanza solo para el tambo.

UNIDAD FAMILIAR. Agregó Rivera que espera poder traer a uno de sus hijos para que trabaje con él. “Que no tenga que trabajar para afuera y que me ayude”. Se trata de “poder agrandarse un poco para vivir mejor”, dijo.

La familiar cuenta con el apoyo técnico de un especialista de Conaprole que visita el establecimiento periódicamente y es, además, quien los asesoró para armar el proyecto ante la Dirección General de Desarrollo Rural.

La familia de colones asegura que con una tierra rentada al Inc “uno puede trabajar tranquilo”, siendo fundamental “pagar la renta y hacer las cosas bien”.

(Foto de Primea Hora).

Compartir en: