20 de Setiembre de 2019
Máx. Min.
Lechería 24 de Julio de 2013

Cetosis, una enfermedad silenciosa

El parto y siguiente lactación afecta de manera negativa al equilibrio del calcio, de los carbohidratos y de la energía de las vacas lecheras, predisponiéndolas a problemas sanitarios y desórdenes post-parto.

Lechería 24 de Julio de 2013

Cetosis, una enfermedad silenciosa

El parto y siguiente lactación afecta de manera negativa al equilibrio del calcio, de los carbohidratos y de la energía de las vacas lecheras, predisponiéndolas a problemas sanitarios y desórdenes post-parto.

“El parto y siguiente lactación afecta de manera negativa al equilibrio del calcio, de los carbohidratos y de la energía de las vacas lecheras, predisponiéndolas a problemas sanitarios y desórdenes post-parto. La producción de leche requiere mucha glucosa para la formación de la lactosa de la leche. Si la vaca no tiene suficientes hidratos de carbono, moviliza grasa y proteínas corporales para obtener glucosa a partir de precursores no glucídicos (gluconeogenesis) y generando cuerpos cetónicos (cetosis)”, advertía Portal Lechero en un artículo titulado Consejos para prevenir la cetosis.

Recientemente la Universidad de Gante (Bélgica) realizó un estudio y concluyó que tres de cada cuatro rebaños de vacas lecheras están en riesgo de sufrir cetosis. El estudio agrega que existen una serie de indicadores en las vacas que pueden ayudar a determinar si se trata de una amenaza real.

El documento fue presentado en la Conferencia Internacional sobre Enfermedades Animales en Animales de Producción y  sugiere que tres de cada cuatro rebaños de vacas lecheras tienen riesgo de sufrir cetosis. Utilizando datos recogidos de 4.709 vacas de transición de 130 granjas lecheras del Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y los Países Bajos, se encontró que el 39% de las mismas presentaba cetosis, informa MRCVSonline, una web de noticias veterinarias.

El mismo estudio reveló que más del 75% de los rebaños lecheros comerciales tienen un elevado riesgo de desarrollar enfermedades durante el periodo de partos.

Los investigadores de la Universidad de Gante utilizaron dos grupos de datos, tomados de entre julio de 2011 y septiembre de 2012 para recopilar toda esta información.

Se monitorizaron niveles de cetosis en vacas entre 7 y 21 días posparto, y encontraron que hay algunos indicadores clave que los veterinarios pueden buscar cuando evalúan si la cetosis es un problema dentro de un rebaño.

En la investigación los indicadores incluyen si hay un 5% o más de incidencia anual de abomasos desplazados y si hay más del 10% de vacas con una puntuación de condición corporal de cuatro o más, tres semanas antes del parto.

Otro indicador de que la cetosis está causando alguna alteración dentro del rebaño es el que muestra que más del 40% de las vacas tienen un índice grasa:proteína mayor de 1,5:1 en el primer registro de lactación tras el parto.

Estos datos apoyan la observación de que la cetosis subclínica es una enfermedad silenciosa, según los investigadores. “Es importante que los veterinarios puedan identificar oportunidades para realizar intervenciones positivas que permitan mejorar la salud y el bienestar del rebaño”.

CONSEJOS PARA REDUCIR LA CETOSIS.

Volviendo al artículo publicado en Portal Lechero, el investigador Carlos Risco, de la Universidad de Florida (EEUU) propuso una serie de consejos para reducir la cetosis: Proporcionar dietas de transición que maximicen la ingesta de materia seca, con adecuados niveles de energía y que minimicen los precursores cetogénicos. Por ejemplo, habría que evitar ensilados que tuvieran un elevado contenido de ácido butírico.

Con el fin de maximizar la ingesta de materia seca, las vacas deberían contar con suficiente espacio.

El ácido nicítinico (6-12 gr por día) en las dietas de transición puede reducir los niveles de cetona en sangre.

Los programas de control de cetosis subclíncial pueden ser muy útiles para evaluar la efectividad de las medidas profilácticas.

(Foto de Perulactea).

Compartir en: