05 de Diciembre de 2020
Máx. Min.
Economía 22 de Octubre de 2020

Ceres Alianza: “la competitividad es baja y somos caros, eso debe ser corregido para captar inversión”

El Banco Central del Uruguay (BCU) y el Presupuesto Nacional nos dicen que no está en el horizonte una suba significativa del dólar, por lo que se debe avanzar por otros caminos para los que hay viabilidad política, dijo Ceres

Economía 22 de Octubre de 2020

Ceres Alianza: “la competitividad es baja y somos caros, eso debe ser corregido para captar inversión”

El Banco Central del Uruguay (BCU) y el Presupuesto Nacional nos dicen que no está en el horizonte una suba significativa del dólar, por lo que se debe avanzar por otros caminos para los que hay viabilidad política, dijo Ceres

Hébert Dell’Onte Larrosa – Montevideo – TodoElCampo – Ceres (Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social) Analiza elaboró un nuevo informe sobre la competitividad y el desafío de Uruguay al respecto, también aborda la necesidad de atraer inversiones a pesar de lo caro que está en dólares. El documento se titula Dólar y competitividad en Uruguay y destaca que la pandemia “agravó la situación de la economía” precisando “impulsar el crecimiento”. Agrega que “desde 2015” la producción “estaba prácticamente estancada y en recesión desde fines de 2019”, además de que el empleo estaba bajando “baja desde 2015” con una “inversión privada contraía desde mitad de 2013”. Otro dato preocupante es que “el déficit fiscal era 5 % del PIB en el cambio de gobierno y la crisis de Covid-19 lo lleva a 6,5 %”. En este contexto, la estrategia de Uruguay anticoronavirus “es elogiada internacionalmente y eso abre oportunidades”, con crecimiento del interés por invertir. Pero para concretar ese interés “se requieren condiciones de rentabilidad”. Sin embargo “la competitividad es baja, el país está caro en dólares y eso debe ser corregido para captar inversión. Una vía devaluatoria tiene costos altos y fue descartada por el Banco Central y el Ministerio de Economía y Finanzas. Entonces, ¿cómo se puede mejorarla competitividad?” se pregunta CERES Analiza en la presentación del documento.

En el primera parte del documento se destaca que “Uruguay está caro” y que “va a seguir” siéndolo. “Nuestro país es 15 % más caro que la Unión Europea y 13 % más que Estados Unidos, y esos dos bloques son, en conjunto, 23 % del destino de nuestras exportaciones de bienes”.

“Otra comparación alternativa de la evolución del dólar es con respecto a los costos internos para producir. La relación dólar-salarios se encuentra 49 % por debajo de los valores promedio históricos, lo que indica que el salario tuvo un crecimiento mucho mayor que el dólar”, agrega.

Pero según lo ha anunciado el Banco Central del Uruguay (BCU) y por el Presupuesto Nacional 2020-2024, está claro que “no está en el horizonte una suba significativa del dólar”, dice y continúa: “el BCU ha dejado claro que su objetivo se va a centrar exclusivamente en bajar la inflación, que es demasiado alta en comparación internacional. El 92 % de países del mundo cerró 2019 con una inflación menor a la uruguaya, e, incluso, si el país hubiese cumplido con el objetivo de mitad del rango meta (5 %), un 85 % de países hubiesen tenido menor inflación en 2019”.

Son “contundentes” los “anuncios del BCU” y la línea marcada por el Presupuesto sobre el tipo de cambio y la inflación, en el sentido de que “se espera que el encarecimiento relativo actual siga hasta 2024. En la exposición de motivos del Presupuesto, se presentan proyecciones anuales de suba del tipo de cambio e inflación en magnitudes muy similares”.

LA INVERSIÓN CRECIÓ CUANDO URUGUAY ESTABA MÁS BARATO.

CERES destaca que cuando Uruguay estuvo “relativamente barato” su rentabilidad fue mayor además de que es “más fácil que se concreten nuevas inversiones”, y eso es algo “natural”.

“La historia reciente muestra un patrón claro. Durante el primer gobierno de Vázquez (2005-09) y el de Mujica (2010-14) Uruguay estaba relativamente barato en dólares: el tipo de cambio real de Uruguay (rezagado tres años), se encontraba, en promedio, 9 % por encima del valor de paridad histórico observado desde 1975. El crecimiento promedio anual de la inversión privada fue 11 % y 10 % respectivamente, un boom impulsado por masivos ingresos de inversión extranjera directa: 29 % del PBI acumulado en el quinquenio 2005-09 y 25 % del PBI en el quinquenio 2010-14”, describe.

Pero fue “durante la segunda administración de Vázquez (2015-19) (que) el país dejó de estar barato. El tipo de cambio real de Uruguay (rezagado tres años) se encontraba, en promedio, 28 % por debajo del valor de paridad histórico. La inversión privada cayó 6 % promedio por año y salió del país un 7 % del PBI de inversión extranjera directa”.

Entre 2005 y 2013 “Uruguay tuvo una inversión récord” con las “dos nuevas plantas de celulosa, la revolución agrícola y la transformación energética. Así, alcanzó niveles de inversión privada (en porcentaje del PBI) muy importantes, aunque no mayores a los de países que logran sostener en el tiempo un crecimiento económico vigoroso”, especifica, y se pregunta qué hay que hacer para cambiar esa situación desfavorable.

EL GRAN DESAFÍO DE URUGUAY.

El “gran desafío” de Uruguay es “atraer inversiones sin pasar por una depreciación significativa del tipo de cambio”.

Los precios internacionales de los productos que Uruguay exporta “pueden ayudar a recuperar competitividad, pero no alcanzan”.

“El precio de la soja viene en ascenso y tiene buenas perspectivas, pero es difícil saber si la mejora será sostenida en el tiempo. El precio de la carne, que había registrado un pico el año pasado, alcanzando un nivel 33 % superior que el promedio histórico, cayó y ahora se ubica 10 % por encima. Los precios de la madera y la celulosa también están por debajo de los promedios históricos, así como también el precio de la leche”, comenta el informe.

Si queremos que “esta vez sea diferente, Uruguay tiene que procesar reformas profundas que permitan reducir costos y aumentar la productividad”, lo cual es complejo pero “no imposible”, y es “importante” que haya “viabilidad política”. Lo bueno es que “la mayor parte de las reformas necesarias tienen aval mayoritario en el Parlamento, porque están en el compromiso electoral de los partidos de la coalición oficialista”.

Seguidamente CERES menciona “los frentes en los que hay avances”: y éstos son las tarifas públicas, y la promoción de las inversiones.

Sobre los “frentes en los que hay que avanzar” está la readecuación laboral, la simplificación de la burocracia para reducir los costos asociados, y la reducción de los aranceles que pagamos.

En caso contrario, si seguimos caros, es necesario que seamos más productivos, dice CERES.

“Uruguay está caro y la suba del dólar no está en el horizonte. Si Uruguay es caro tiene que generar condiciones para que su producción se valore por la calidad y eso implica reducir costos de insumos que no diferencian al producto. Las reformas son complicadas para aplicar en tiempo y forma, pero son necesarias para el bien del país y de su gente”, concluye.

El documento completo se pude leer aqui

Compartir en: